Uber salva en el referéndum de California su modelo, no su valor

Las firmas de VTC y comida a domicilio no tendrán que contratar a sus conductores, pero sí cubrir algunas prestaciones sanitarias

Colas para votar en Milwakee, el martes, ante una furgoneta del programa de reparto de comida gratis Pizza to the Polls y Uber Eats.
Colas para votar en Milwakee, el martes, ante una furgoneta del programa de reparto de comida gratis Pizza to the Polls y Uber Eats. AP

El triunfo laboral de Uber solo lo es hasta cierto punto. Los californianos aprobaron el martes en referéndum eximir a las VTC de tratar a los conductores como empleados, pero les exige pagar algunas prestaciones sanitarias. Uber evita costes importantes, pero esta costosa lucha política subraya lo mucho que ha cambiado el entorno para el sector.

La campaña de votación estatal más cara de la historia de California refleja lo que está en juego. Uber, Lyft, DoorDash (comida a domicilio) y otras firmas similares han gastado 200 millones de dólares, por los 20 millones de los grupos sindicales opositores. El empuje de las empresas dio sus frutos, con un 58% de los votantes respaldando su iniciativa.

La medida no llega a obligar a Uber a ofrecer prestaciones habituales, como la baja por enfermedad. Y no tendrá que gastar los 500 millones al año que Wed­bush Securities estimó que le habría costado un cambio total en el estatus de sus trabajadores. Pero para estos es un comienzo. Por ejemplo, los conductores que trabajan al menos 25 horas a la semana recibirán subsidios de salud equivalentes al 82% de la prima de seguro sanitario promedio de cada mes. Y las empresas pagarán un seguro de accidentes que cubrirá hasta un millón de dólares.

Así que la victoria de Uber y demás es relativa. Los confinamientos han afectado al uso de VTC. El servicio de entrega de comida de Uber ha ayudado a cerrar la brecha, pero Lyft no ha tenido tanta suerte. Ambas siguen teniendo grandes pérdidas: el valor de mercado de Uber, 63.000 millones, está muy lejos de los 100.000 millones de los que se jactaba antes de su OPV de 2019. Aunque sus acciones van bien desde el principio del año, con una subida de un quinto, la caída del 40% de Lyft sugiere que no todo va bien.

Al ser el estado de EE UU con la mayor economía y población, las políticas de California suelen tener un efecto nacional. El éxito de Uber podría ayudarla en luchas similares en Nueva York, el Congreso y otros lugares. Pero incluso si obtiene resultados parecidos, la relatividad del triunfo indica que podría haber llegado al final del recorrido.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías