Nuevos espacios hospitalarios para derrotar al Covid

Las infraestructuras se diseñan para adaptarlas a otros usos tras la pandemia

Hospital de Valdebebas, Madrid
Imagen del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, en construcción, en Valdebebas, Ciudad de la Justicia, Madrid.

El nuevo hospital de emergencias Isabel Zendal se ha levantado en Valdebebas (Madrid) tras una inversión cercana a los 52 millones de euros y tres meses de trabajo de 14 empresas adjudicatarias. Este sábado finalizan sus obras, las de una de las infraestructuras sanitarias proyectadas desde distintas comunidades autónomas para dar respuesta a la mayor demanda asistencial provocada por el Covid, que ha obligado a replantear la planificación de las Administraciones y la concepción de los espacios para vencer a la pandemia desde que entra por la puerta de urgencias.

La llegada del virus se ha sumado a la situación crítica de la red asistencial. Julián Núñez, presidente de la patronal Seopan, explica que nuestro país tiene una capacidad hospitalaria en porcentaje de población del 14,6%, una de las más bajas de la OCDE y “alejada de la media, que se sitúa en el 21,7%”. Alcanzar este porcentaje supondría dotar a nuestro sistema de 56.003 nuevas camas hospitalarias con 21.400 millones de euros de inversión en infraestructura y equipamiento. Solo aumentar nuestra capacidad para reducir a cero las listas de espera, añade el presidente de la patronal del sector, requeriría un incremento de 12.592 nuevas camas y 4.785 millones.

Solo para dejar las listas de espera a cero hacen falta 4.785 millones

El coronavirus también ha revelado la necesidad de plantear una nueva construcción sanitaria. Con este nombre celebraba el grupo Vía una jornada para analizar “hacia dónde se dirige la sanidad en España”. Jaime López, de Chile 15 Arquitectos, presentó el hospital de emergencias de Madrid como un espacio diáfano con organización modular, diseñado para evitar contagios a través del aire.

Técnica en el grupo de coordinación de proyecto y obra del nuevo centro de emergencias, Claudia Estremera destaca, por su parte, la flexibilidad del edificio “para dimensionar la instalación a nuevas necesidades tras el fin de la pandemia, como pueden ser futuras campañas de vacunación”.

En la construcción del Isabel Zendal también ha participado Sacyr. Con proyectos hospitalarios en Portugal, México, Chile e Italia, además de España, tras la propagación del coronavirus creó un grupo multidisciplinar de trabajo para abordar los retos de diseño, construcción, gestión y mantenimiento de hospitales asociados a enfermedades epidémicas.

Vista del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, en Valdebebas, Ciudad de la Justicia, Madrid.
Vista del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, en Valdebebas, Ciudad de la Justicia, Madrid.

En un contexto inédito como el de 2020, otras Administraciones han presentado planes de inversión en infraestructuras sanitarias pensando en los desafíos planteados por el Covid. En el andaluz, dotado con más de 117 millones de euros para atender 672 obras, destaca la recuperación del antiguo Hospital Militar de Sevilla. Con más de ocho millones de presupuesto y Sacyr entre las empresas concesionarias, su primera fase estará lista en diciembre y empezará a dar servicio a comienzos de 2021.

La Generalitat de Cataluña ha dedicado 85 millones a ampliar su capacidad asistencial en las primeras semanas del año próximo con cinco nuevos espacios hospitalarios polivalentes dotados de 490 nuevas camas para pacientes críticos. Desarrollados con PMMT Arquitectos, especializada en el diseño y construcción de hospitales, siguen la tendencia de las infraestructuras sanitarias proyectadas a raíz de la pandemia para mantener un uso estable, con estructuras sólidas pero adaptables a nuevas funcionalidades según las necesidades de los centros de referencia.

Necesidades

En la región de Murcia y con un presupuesto de 415.000 euros, la empresa Intagua prevé terminar en febrero las obras del área de urgencias del hospital Virgen del Castillo para ampliar su superficie y adaptarse a las nuevas necesidades derivadas del Covid. Intervenciones similares se llevan a cabo en el hospital Rafael Méndez y el Morales Meseguer, sumando más de 1,6 millones de inversión.

Con una dotación que ronda los 20 millones, Castilla y León ha actuado en hospitales y centros de salud de la región para hacer frente a la incidencia del coronavirus. Una de las intervenciones más destacadas es la del Edificio Rondilla, hospital de Valladolid que solo se usaba para consultas y que, tras una inversión de 1,8 millones, dispone de cuatro alas de hospitalización con 184 camas para infectados, 50 de ellas recién habilitadas.

Autonomías como Castilla-La Mancha o Baleares no han previsto cambios con motivo de la pandemia, pero mantienen los planes previamente ideados para mejorar su red asistencial. En el primer caso, con 39 intervenciones en diferentes fases de desarrollo, destacando el nuevo hospital universitario de Toledo que se adjudicó a Acciona Concesiones, OHL y Concesiones Viarias Dos por algo más de 204 millones de euros. En el segundo, con la recuperación para hospitales de larga estancia del Verge del Toro de Menorca por parte de Proyecon con 2,7 millones iniciales, o del Son Dureta en Palma de Mallorca a cargo de tres gabinetes de arquitectura por casi 4,2 millones.

También cuando se trata de infraestructuras sanitarias, y esta es una de las lecciones de 2020, más vale prevenir que curar.

Inversiones saludables

Licitación pública media de infraestructura de salud. En la etapa actual de consolidación fiscal, 2011-2019, asciende a 414 millones de euros al año, menos de la mitad (el 59%) de la realizada en 2008-2010, con 1.016 millones anuales, según la patronal del sector Seopan.

Agenda 2030. La patro­nal valora en 157.000 millones las necesidades de inversión para reactivar la economía en diez años, 23.600 millones para construir hospitales y reducir los accidentes en carretera, con el fin de alcanzar el ODS3 de salud y bienestar.

Más gastos, más beneficios. Según las estimaciones de un informe de McKinsey publicado este verano, mejorar la salud de la población añadiría 155.000 millones al PIB español.

Normas
Entra en El País para participar