Renta fija

El dinero se refugia en la deuda alemana, de nuevo en mínimos de marzo

El rendimiento del bund cae al -0,625% y las primas de riesgo española e italiana repuntan ligeramente

Canciller alemana, Angela Merkel
Canciller alemana, Angela Merkel Getty Images

La inestabilidad que vive la renta variable es el catalizador perfecto para los activos refugio y aquí el bono alemán ocupa un papel destacado. En una jornada en la que el mercado está poniendo en precio las nuevas restricciones que plantea el Gobierno de Ángela Merkel para frenar la expansión del virus, la Bolsa germana se convierte este miércoles en una de las más castigadas de Europa con una caída del 4,17%. Los inversores huyen de la renta variable y se lanzan a la compra de deuda de los países core. El resultado es una nueva caída de las rentabilidades del bund que profundiza los tipos negativos y ha llegado a bajar al -0,633, niveles que no se veían desde el 13 de marzo. AL cierre de la jornada, quedó en el -0,625%.

Mientras las rentabilidades de la deuda alemana profundizan las caídas, la española repunta ligeramente. En una jornada marcada por la presentación de los Presupuesto Generales para 2021 el rendimiento del bono con vencimiento a 10 años continúa por debajo del 0,2%, pero sube del 0,158% al 0,178%. Con el bund cayendo y la deuda española al alza el resultado es un repunte de la prima de riesgo. El diferencial entre ambas referencias sube tres puntos básicos, hasta los 80, niveles de comienzos de septiembre mientras la prima de riego entre la deuda italiana y española se sitúa en los 58 puntos básicos, por encima de los 51 que registró a mediados de octubre cuando cayó a su nivel más bajo desde 2018.

El alza de los rendimientos se traslada al resto de países periféricos. El bono italiano a 10 años, que hace dos semanas sacaba partido de las compras del BCE y la mejor evolución de la pandemia, y marcó mínimos históricos, invierte la tendencia y este miércoles se sitúa en el 0,765%. La prima de riesgo sube siete puntos básicos, hasta los 139, niveles de finales de septiembre.

Portugal, un país que durante la primera ola de la pandemia se convirtió en una excepción en Europa, no está corriendo esta vez la misma suerte y al igual que el resto de países del Viejo Continente está sufriendo un repunte significativo de los contagios, obligando a las autoridades a dar una vuelta de tuerca a las restricciones. Los inversores conscientes de esta realidad no han duda en reflejar este escenario en el mercado y el de deuda es un buen termómetro. Aunque el repunte de los rendimientos es más moderado, el bono a 10 años se aproxima al 0,15%, ascenso que lleva a su prima de riesgo a los 78 puntos básicos, niveles de septiembre.

Normas
Entra en El País para participar