Caixabank y la AED lanzan un programa de liderazgo femenino

Eliminar las inseguridades y ganar autoconfianza son los principales retos

En total, 30 profesionales serán tutorizadas por 30 directivos y directivas de diferentes empresas
En total, 30 profesionales serán tutorizadas por 30 directivos y directivas de diferentes empresas

El número de mujeres que ocupan cargos de responsabilidad directiva en España ha aumentado cuatro puntos porcentuales en el último año hasta alcanzar el 34% de los sillones, según el estudio Women in business que elabora la consultora Grant Thornton. Además, España se sitúa a la cabeza de Europa con el mayor ratio de mujeres como directoras ejecutivas, un 25% frente al 19% que, de media, defienden el resto de países de la UE. Aun así, hay un largo camino por delante hasta alcanzar la paridad. Un desafío en el que la inspiración y el apoyo de referentes son grandes aliados. Por ese motivo, la Asociación Española de Directivos (AED) y CaixaBank han lanzado un programa de mentoría que busca impulsar el liderazgo femenino.

Para esta iniciativa han sido seleccionadas 30 profesionales con un potencial especial de empresas como Enagás, Naturgy, Repsol, Seat, Suez, Telefónica y CaixaBank. “Se ha elegido a mujeres que se encuentran en su primera experiencia como directivas y que, por sus logros, pensamos que tienen alto potencial, por lo que son personas donde invertir tiempo y recursos”, expone Marieta del Rivero, miembro de la junta directiva de AED. A su vez, a estas elegidas se les asociará un mentor o mentora que se encuentre en un puesto de dirección en alguna de las compañías mencionadas, intentando que sea de un ámbito diferente al de la mentorada para contar con un punto de vista complementario. “Yo no les voy a decir cómo tienen que hacer su trabajo o en qué consiste la dirección de finanzas, estoy aquí para contarles cómo me he organizado yo y cómo me quito la culpa por no ser capaz de llegar a todo o por no poder llevar a mis hijos al colegio”, comenta la directora corporativa de relaciones laborales, cultura y desarrollo de CaixaBank, Anna Quirós.

Asimismo, Quirós insiste en que, a pesar de ser un programa que busca impulsar el liderazgo femenino, no se trata de una discriminación positiva, sino de un empeño por impulsar el mejor talento. “Están aquí porque valen, no porque sean mujeres, sino porque tienen capacidad y talento de sobra para llegar lejos. Personas innovadoras, abiertas al aprendizaje, con capacidad de gestión, seguridad en sí mismas...”, aclara.

María Pilar Arauzo, directora sénior de CaixaBank, que será una de las mentoras, tiene claro cuál debe ser su función: animar a dar el primer paso. “Si quieres aspirar a un puesto, tienes que pedirlo. Siempre seguimos la vía de demostrar mucho y esperar a que nos vean, pero si es algo que de verdad nos gusta, tenemos que pedirlo, porque lo mismo la otra persona no sabe que estamos predispuestas”, comenta. Su objetivo, cuenta, es animar a la siguiente generación a confiar en sus propias capacidades, pero también aprender de ellas. “No solamente es guiar, yo también decidí participar porque creo que son mujeres que se han enfrentado a un mundo diferente y tienen mucho que enseñarnos. Quiero que me transmitan esa ilusión y esas formas de hacer”, concluye.

Una retroalimentación que también busca Iván Quesada, director de área de negocio de CaixaBank y otro de los mentores. “Creo que podemos aprender mutuamente”, comenta. Acaba de terminar un MBA y es un firme defensor del coaching, por lo que confía en que pueda aportar grandes cosas al programa. “Lo más importante es la autoconfianza, que crean en sus propias competencias. Hay un compromiso desde las empresas y desde el Gobierno central, solo falta dar ese paso adelante”, anima.

Una de las seleccionadas para ser mentorizada es Rosa Martínez, que es gerente en el equipo de inteligencia artificial y fue elegida por IBM como una de las mujeres líderes en este ámbito a nivel mundial. Ha conseguido destacar en un mundo muy masculinizado y está muy agradecida de poder participar en el programa. “Quiero sobre todo dejarme llevar, que me hagan una radiografía y me digan qué debilidades ven en mí y qué creen que debo mejorar”, confiesa. También María Faus, directora de banca de instituciones, celebra poder formar parte de la iniciativa. “Es un programa que nos puede aportar mucho como trabajadora, aportarme un puno de vista más global. Vamos a tener una conversación profunda con alguien con un cargo y creo que eso aportará mucho en el día a día del trabajo, porque tienen otra visión”, asegura.

Normas
Entra en El País para participar