Infraestructuras

Aena pierde 107 millones a septiembre por la caída del tráfico y el deterioro de activos en Brasil

La cifra de 516 millones de ebitda, un 75,9% menos, se ve impactada por la corrección del valor de las concesiones en Brasil y del aeropuerto de Murcia

Puestos de facturación en la terminal 4 de Madrid-Barajas el pasado mes de abril, durante el estado de alarma.
Puestos de facturación en la terminal 4 de Madrid-Barajas el pasado mes de abril, durante el estado de alarma.

La crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad arrastran las cuentas de Aena a unas pérdidas de 107,6 millones de euros en los tres primeros trimestres del año, en comparación con los 1.114 millones ganados el año pasado a estas alturas. También juega en contra la actualización del valor de las concesiones en Brasil, cuyo deterioro ha sido de 72,9 millones, y del aeropuerto internacional Región de Murcia, con una revisión a la baja de 47,7 millones ante las condiciones del mercado.

Los 64,9 millones de pasajeros atendidos en la red española de aeropuertos en los nueve meses representan un desplome del 69,7%. El efecto de la Covid-19 en el tráfico hacia o desde España no logra amortiguarse con la actividad internacional: sumado el tráfico del aeropuerto londinense de Luton y los seis gestionados en Brasil, el volumen de viajeros asciende a 74,6 millones, con una caída del 68,7% frente a la actividad marcada a septiembre de 2019.

Aena, cuyas acciones caían un 4% en Bolsa tras publicarse estos resultados (3,2% de pérdida al mediodía), recuerda que la cifra de pasajeros llegó a desplomarse hasta un 99% en las semanas de confinamiento en medio planeta. Con el fin del estado de alarma a finales de junio y la apertura de fronteras UE-Schengen, el tráfico fue remontando durante el verano, dándose la vuelta esa tendencia a mediados de agosto. Llegaron la segunda ola de contagios por Covid-19, las nuevas restricciones a la movilidad y las cuarentenas impuestas en países emisores de tráfico hacia España como Reino Unido y Francia.

"A corto plazo no se observan signos de recuperación en el tráfico debido a la segunda oleada de contagios que se está propagando en Europa y las diferentes medidas restrictivas aplicadas por los diferentes países europeos en respuesta a la misma. En las actuales circunstancias no es posible anticipar en qué momento se iniciará la recuperación", ha señalado el operador en la presentación remitida a la CNMV.

La buena noticia para la compañía es que volvió a generar ebitda positivo y beneficio en el trimestre del verano. El resultado bruto de explotación fue de 304 millones (947 millones en el tercer trimestre de 2019) y la ganancia neta alcanzó los 63 millones (555 millones en el periodo comparable de 2019). Aena venía de perder 193 millones entre marzo y junio. Tras los meses de vacaciones, vuelve a abrirse un periodo de fuerte incertidumbre en el que la empresa trata de mantener el tono del tráfico a base de rebajar la tasa de aterrizaje.

352 millones de inversión prevista en 2020

Aena ha recordado esta mañana que frenó temporalmente su programa de inversiones durante el periodo de alarma, lo que supuso un ahorro de 175 millones en el segundo trimestre. Ya en junio reinició la ejecución del plan de inversiones del ejercicio y el importe de inversión que prevé ejecutar asciende a 352 millones de euros en el año. A 30 de septiembre tiene ejecutados 224 millones de euros.

Las ventas del grupo hasta septiembre caen casi un 50%, hasta los 1.733 millones. De esta cifra, los ingresos aeroportuarios bajan a 811 millones, con una reducción del 63,6%. Los ingresos comerciales, por su parte, se han visto menos afectados ante la existencia de niveles mínimos garantizados. La facturación de esa división, de 771 millones, presenta un descenso del 19,3%.

La empresa que preside Maurici Lucena explica esta mañana que ha registrado la facturación por las citadas Rentas Mínimas Anuales Garantizadas (RMGA), por 456 millones, en cumplimiento de la norma NIIF-16 sobre arrendamientos. Esa cantidad incluye 198 millones de euros recogidos en el periodo del estado de alarma y que están sometidos a variaciones ante las negociaciones de reequilibrio contractual que Aena mantiene con cada uno de los operadores comerciales en sus aeropuertos.

Deterioro en Brasil y Murcia

El ebitda en los tres trimestres concluidos marca 516 millones, un 75,9% menor al declarado un año atrás. La cifra suma los 14,4 millones aportados por Luton y sufre un impacto de 72,9 millones por la corrección a la baja de la nueva concesión de aeropuertos brasileños y de otros 47,7 millones por la pérdida de valor del contrato concesional del aeropuerto de Murcia, cuya entrada en operación se produjo en enero del año pasado.

En el caso de los activos en Brasil, Aena ha anunciado esta mañana que prepara la petición del equilibrio de la concesión, mientras que debe acordar aún el marco de negociación en el caso del aeropuerto murciano.

El margen de ebitda se resiente notablemente, descendiendo del 62% de septiembre de 2019 a un 29,8%. Entre enero y septiembre la generación de caja pasa de los 1.914 millones del año pasado a tan solo 321,8 millones en este 2020. La deuda neta, por su parte, se mantiene en línea con la del cierre del último ejercicio: 6.704 millones desde los 6.673 millones declarados el 31 de diciembre. En 2021 aparece el primer gran compromiso de amortización de deuda, con 996 millones.

Aena está plantando cara a la histórica caída de actividad con medidas de ahorro y el refuerzo de una caja en la que mantiene 2.441 millones. A esta reserva entre liquidez y líneas de crédito podrían sumarse aún 845 millones disponibles del programa de Euro Commercial Paper.

En cuanto a los ahorros, la empresa alcanzó 157 millones en el segundo trimestre y vuelve a obtener 127 millones en el tercero. Sin embargo, los gastos de explotación se mantienen bastante estables (-4,2%), con 1.821 millones, en un contexto en que mantiene el coste laboral o el de aprovisionamiento.

En busca de dispensa para incumplir las condiciones de 5.980 millones de deuda

Aena espera obtener “en las próximas semanas” la dispensa temporal (waiver) sobre el cumplimiento de los ratios financieros comprometidos con sus acreedores. En concreto, cuenta con créditos del BEI, ICO, Unicaja y FMS por 5.980 millones que obligan a mantener la deuda financiera neta igual o por debajo de siete veces el ebitda. Al mismo tiempo, el ebitda debe ser igual o mayor que tres veces el gasto financiero.

“Estos covenants se revisan cada año en junio y diciembre, teniendo en cuenta los datos de ebitda y gastos financieros de los últimos 12 meses y la deuda financiera neta a cierre del periodo”, ha recordado Aena, que añade que a 30 de septiembre “las ratios financieras se encuentran dentro del rango permitido, si bien se prevé que a 31 de diciembre 2020 se incumplan”.

La advertencia ya se produjo en el marco de los resultados del primer semestre, cuando se anunció la apertura de negociaciones con la banca acreedora. Al cierre del tercer trimestre, el ratio de deuda financiera neta frente al ebitda es de 5 veces, subiendo desde 2,3 a 31 de diciembre de 2019.

Normas
Entra en El País para participar