Estado de alarma

Salvar la Navidad, el objetivo del Gobierno

Fuentes del Ejecutivo llaman a aprovechar los dos meses que quedan hasta final de año

Afluencia de personas en la calle preciados de Madrid, en los días previos a las celebraciones de Navidad de 2019.
Afluencia de personas en la calle preciados de Madrid, en los días previos a las celebraciones de Navidad de 2019. EFE

"Todos tenemos en la cabeza la Navidad. Por eso hemos de ser conscientes de que cuanto más exigentes seamos en la toma de decisiones y en la disciplina social más rápidamente nos acercaremos a un escenario más liviano", han señalado fuentes del Ejecutivo esta tarde en un encuentro con los medios. En él, han explicado los detalles técnicos del nuevo estado de alarma, que tendrá una duración de seis meses e impondrá un toque de queda genérico, con cierto margen de maniobrabilidad, en todo el país, salvo Canarias. "Para Navidad faltan dos meses, por eso deberíamos aprovechar estas semanas para mejorar la situación sanitaria", han recalcado las mismas fuentes gubernamentales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este domingo la aplicación de un nuevo estado de alarma ante la segunda ola de Covid-19 que entrará en vigor a partir de esta tarde a nivel nacional. El nuevo estado de alarma se centra fundamentalmente en una limitación de movilidad nocturna de carácter general entre las 23h y las 6h, junto a la posibilidad de cerrar la entrada y salida de territorios, así como en una reducción de las reuniones sociales, hasta un máximo de seis personas.

Los posibles cierres perimetrales o parciales de las regiones, así como las limitaciones de hasta seis personas en las reuniones de no convivientes, podrían ir relajándose poco a poco si la situación sanitaria mejora en estos casi dos meses que faltan para la Navidad.

Las comunidades autónomas son las autoridades delegadas de ejecutar su cumplimiento. Así, pueden modular la aplicación de este toque de queda, adelantando a las 22.00 horas o retrasándolo hasta las doce de la noche. También lo pueden modificar para que finalice a las cinco o las siete de la madrugada. Esta prohibición de movilidad en horario nocturno es de aplicación en todo el país, salvo en el caso de Canarias cuya evolución epidemiológica es muy positiva.

Los gobiernos autonómicos están facultados también a aplicar un cierre de entrada y salida de todo su territorio o parte de él, con excepciones justificadas para ciudadanos que deban desplazarse por motivos sanitarios, educativos, laborales o cuidados de familiares, entre otros.

El objetivo del Ejecutivo es bajar de una incidencia acumulada por debajo de los 25 casos por cada 100.000 habitantes, cuando la incidencia actual es de 368 casos. Por eso, cada 15 días, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, deberá rendir cuentas de los efectos de la nueva alarma en la evolución sanitaria. Si la situación mejora, varias de las medidas adoptadas por las comunidades, como los cierres perimetrales, podrán ir relejándose, de la misma manera que podrán ser más drásticas en el caso de que la situación epidemiológica empeore.

Normas
Entra en El País para participar