Huir de la talla única, la mejor solución para mantener el teletrabajo

Las operaciones fuera de la oficina han sido una experiencia diferente para cada empleado

TELETRABAJO
Emilio Masa, Ana López, Aarón Cogolludo, Florcy Jiménez y Elisa Martín.

Tras el caos inicial de marzo, las empresas han dado varios bandazos sobre su opinión sobre el teletrabajo: de pensar que no sería posible a notar un aumento en la productividad y, más tarde, echar de menos las oficinas. El paso de los meses ha permitido tomar algo de perspectiva y las compañías pueden analizar ahora con más calma cuáles son los pros y los contras del trabajo en remoto, qué harían diferente esta vez y si verdaderamente ha llegado para quedarse. Sobre todo esto se debatió este jueves en la mesa redonda Nuevas formas de trabajo. Cuando la oficina se instala en casa. Pros y contras de la nueva situación, celebrada en el marco de HR Hybrid Forum.

 

Una de las conclusiones extraídas es que la pandemia aún durará un tiempo y conviene hacerse a la idea cuanto antes para adoptar soluciones pensando en el largo plazo. “Hay que dejar de poner parches y pensar que esto va a ser para mucho más rato del que nos planteábamos”, comentó el director general de Personio para España, Aarón Cogolludo, al inicio de su intervención. Mientras que los primeros días la sensación era de emergencia y caos, “pensamos que se iban a caer las VPNs, que la gente se iba a sentir sola, que no se iba a poder trabajar...”, el tiempo demostró que era posible y los resultados son bastante satisfactorios, reconoció la directora de recursos humanos en HomeServe España, Ana López.

Para el jefe de recursos humanos de Wyser, Emilio Masa, estos meses han sido un gran aprendizaje. “A todos nos ha sumado mucho. Al fin y al cabo, ningún mar en calma hizo experto marinero”, recordó el directivo. La práctica y el paso del tiempo también fue vital en British American Tobacco. Así lo apuntó su directora de recursos humanos para Iberia, Florcy Jiménez. “La parte de logística la teníamos más controlada, en lo que trabajamos más fue en la gestión del cambio. Haciendo que cada uno de los empleados encontrara su manera de hacer las cosas, entendiendo cómo funcionaban las herramientas de colaboración, compartiendo cómo podía ajustarse cada uno a esta nueva manera de trabajar...”, desarrolló la ejecutiva, que participó en el foro desde su casa, demostrando las posibilidades de las nuevas herramientas que permiten una participación híbrida: presencial y en remoto.

La experiencia del teletrabajo ha sido un mundo diferente para cada persona y así lo ilustraron los datos que recogió la directora del entorno de salud del Instituto de Ingeniería del Conocimiento, Elisa Martín. Según estos, separar el día a día del trabajo con la vida personal ha sido el mayor reto para los trabajadores. Una preocupación al que, en el caso de los más mayores, se le sumó el miedo a perder el empleo. Además, a las personas con hijos les afectaron significativamente las distracciones del hogar, especialmente a las mujeres, lo que muestra que aún sigue existiendo una importante brecha de género en materia de cuidados.

Para enfrentarse a las diferentes situaciones, Masa insistió en acercarse más que nunca a las personas. “Hay que analizar el equipo humano que tenemos en casa. No hay recetas, hay que apostar por fórmulas híbridas, que no estén definidas, adaptándonos”, añadió. Una premisa que compartió López, para quien escuchar y comprender a los empleados es más importante que nunca. “Esta experiencia nos ha permitido entrar en los hogares, ver mascotas, niños... es una manera de conocer más a los empleados, eso me ha parecido una oportunidad muy bonita”, reconoció.

El teletrabajo también ha traído nuevas costumbres que esperan mantener una vez pase la pandemia. “Parte de mi equipo está en Alemania y ahora hacemos una llamada diaria de buenos días que antes no hacíamos, así que ahora ellos se sienten más conectados con el resto que antes”, comentó Cogolludo. Para Masa, los beneficios están sobre todo en la parte de conciliación, “yo ahora tengo más tiempo para mis hijos”, celebró. De cara al futuro, Jiménez insistió en que no existe una talla única. “Muchas veces, desde recursos humanos lanzábamos unas medidas y esperábamos que todos se adaptaran a esa talla. Pero son preocupaciones a las que nos hemos ido acostumbrando. Ahora creamos programas diferentes a los que somos conscientes que no se va a inscribir el 100% de los empleados”, justificó.

Adaptar los espacios

Consejos. La compañía de reformas Reiteman Madrid tiene una serie de recomendaciones para teletrabajar:

  1. Mesa. Si no es posible usar una mesa de oficina, los expertos insisten en que debe primar la comodidad.
  2. Silla ergonómica. Es la inversión más importante para operar desde casa.
  3. Almacenaje. Es aconsejable contar con un mueble donde depositar los materiales y disfrutar así de una mesa despejada.
  4. Iluminación. Se puede potenciar la claridad con colores claros.
Normas
Entra en El País para participar