Moción de censura

Abascal pide gobernar para convocar elecciones

El PP duda entre la abstención y el voto en contra

El líder de Vox, Santiago Abascal durante su intervención durante la moción de censura de su partido al gobierno de coalición en el Congreso de los Diputados este miércoles.
El líder de Vox, Santiago Abascal durante su intervención durante la moción de censura de su partido al gobierno de coalición en el Congreso de los Diputados este miércoles. EFE

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha pedido este miércoles apoyo al Congreso para convertirse en presidente del Gobierno y poder convocar elecciones porque, según ha dicho, "a los españoles se les ha acabado la paciencia" y hay que "devolverles la palabra" para que puedan juzgar los "meses de caos y ruina" a los que ha llevado al país el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Así lo ha dicho Abascal durante su primera intervención en el debate sobre la moción de censura que ha planteado contra el Gobierno y que se someterá a votación este jueves. El líder de Vox ha prometido convocar elecciones antes de que termine el año si la moción de censura que lidera en el Congreso llegase a prosperar y, hasta entonces, ha avanzado que se conformaría un Gobierno de emergencia nacional. Abascal se ha comprometido a que las elecciones se celebren en un clima de "libertad e igualdad de oportunidades".

"Hay que devolver la palabra a los españoles para que, a través del voto, puedan juzgar estos meses de caos y ruina y para que puedan elegir representantes que les respeten y les digan la verdad sobre futuros pactos", ha enfatizado desde la tribuna.

El diputado de Vox, Ignacio Garriga, inició el debate de la moción de censura contra Pedro Sánchez en el Congreso defendiendo que es "un deber nacional". Poco después de las 9.00 horas Garriga subió a la tribuna de oradores del hemiciclo de la Cámara para la sesión de la quinta moción de censura de la democracia.

El candidato de Vox en las próximas elecciones catalanas, previstas para febrero, inició su intervención con desmentidos a las elucubraciones que, según sus palabras, se han desarrollado en "espacios mediáticos y tertulias convenidas". La moción, añadió, ni es "una operación de marketing" de Vox, ni busca reforzar a la "coalición social-comunista" en el Gobierno. "Es un deber nacional", zanjó tras recordar que la moción de censura es una herramienta para "cambiar gobiernos" contemplada en la Constitución y en el reglamento del Congreso.

El pleno se encuentra a la mitad de aforo porque los grupos han acordado poner este límite para evitar contagios de coronavirus. Este debate se celebra con el estado de alarma vigente en Madrid ciudad y en plena segunda ola de la pandemia.

Vox presenta la moción de censura contra el Gobierno de Pedro Sánchez, para la que no ha recabado ni un solo apoyo, si bien ha logrado que el PP dude entre la abstención y el voto en contra.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido formalmente al líder del PP, Pablo Casado, que su partido vote "no" en la moción de censura presentada por Vox y "corte" definitivamente con la ultraderecha.

Sánchez se ha dirigido a Casado para advertirle de que "no es el beneficiario sino el blanco" de esta moción de censura, y le ha reclamado que rechace la iniciativa y "proclame que la derecha nada tiene que ver con la ultraderecha".

"De usted depende que el autoritarismo, la furia y la intolerancia prevalezcan en la derecha, no se deje arrastrar", le ha dicho el jefe del Ejecutivo el líder del PP, para que "no regale" a Santiago Abascal un "éxito" que se volverá "contra todos", sobre todo contra el principal partido de la oposición.

El presidente del Gobierno ha concluido su primera réplica dirigiéndose a Santiago Abascal para advertirle de que ha cometido un "grave error" utilizando el instrumento constitucional de la moción de censura para este acto de "propaganda, autoritarismo, furia y odio, porque "no ha calculado la fuerza de la democracia".

Tras el receso después de la réplica del Gobierno, tomarán la palabra los representantes del los grupos en orden de menor a mayor número de escaños y por un tiempo de 15 minutos. Más adelante podrán replicar durante otros 10 minutos si así lo deciden.

Este orden puede provocar que la intervención más esperada, la del PP, se celebre el jueves, durante la segunda sesión del debate de la moción. Será el momento más esperado porque la dirección popular no ha aclarado si su voto será una abstención o un "no". El apoyo es lo que está descartado. El dilema del PP tiene que ver con la pretensión de satisfacer a un electorado propio muy crítico con el Gobierno de coalición (la abstención) o con la apuesta por marcar distancia de Vox y configurar un perfil propio (en contra).

Es probable que quien tome la palabra en nombre del Partido Popular despeje las dudas, aunque eso mismo, la identidad de quien hable, sea una duda. La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha señalado este martes que la decisión al respecto no está tomada.

La votación de la moción se producirá el jueves, y será a viva voz, ya que un representante de la Mesa pronunciará los nombres de los diputados a partir de unos apellidos elegidos al azar. Cada diputado se levantará de su escaño y dirá "sí", "no" o "abstención".

Para entonces, según ha avanzado el portavoz de Vox, Iván Espinosa, estarán presentes los 52 parlamentarios de la formación.

Normas
Entra en El País para participar