Infraestructuras

Sacyr busca negocio en las concesiones de servicios para la Universidad en EE UU

Pugna por gestionar el agua o el suministro eléctrico de la Universidad de Idaho

Instalaciones del campus de la Universidad de Idaho, en la localidad del Moscow.
Instalaciones del campus de la Universidad de Idaho, en la localidad del Moscow.

El crecimiento en EE UU va a ser un pilar básico en el plan estratégico que ultima Sacyr. La compañía ha conseguido importantes proyectos en Florida, Texas o Connecticut, y ve ahora una oportunidad en la tendencia de grandes universidades a concesionar una carta de servicios que van desde el suministro de energía al tratamiento de residuos o la gestión del agua.

La española figura en uno de los cuatro consorcios que optan a gestionar los servicios públicos de la Universidad de Idaho, cuyas autoridades cuentan con asesoramiento de Wells Fargo en lo financiero, Jones Day en la parte jurídica y de Rieth Jones en el terreno estratégico para esta experiencia de colaboración público-privada. El plazo de concesión está previsto en 50 años.

Desarrollo sostenible

El consejo de Sacyr ha dado luz verde a la nueva Política Marco de Sostenibilidad, que sustituye a la Política de Responsabilidad Social Corporativa. Con esta iniciativa se buscan garantías para que todas las actividades promuevan la creación de valor a largo plazo para la sociedad, para los accionistas y los grupos de interés, favoreciendo el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La empresa que preside Manuel Manrique ha acudido a esta llamada en consorcio con Plenary. Su gran rival es el equipo formado por Engie y Meridiam, con experiencia en este tipo de concesiones. También está en la pugna un tercer consorcio integrado por Enwave y Johnson Controls, así como una cuarta alianza que une a Axium y Worley.

El contrato incluye la operación y mantenimiento del sistema de suministro energético, así como las redes de alcantarillado o la gestión del ciclo del agua. Entre los retos figura acudir a fuentes renovables para reducir la huella de carbono, abaratar costes, generar mayor eficiencia operativa, la explotación sostenible de los acuíferos de Grande Ronde y Wanapum, o una mejora en la gestión de las aguas residuales.

En un proceso similar, Engie y Meridiam se adjudicaron en diciembre del año pasado los servicios de energía, agua y climatización de la Universidad de Iowa por un periodo de 50 años, lo que ha permitido al centro lanzar un plan de inversiones, investigación y becas.

En Iowa, el pago inicial de las concesionarias ha ascendido a 1.165 millones de dólares, mientras que para el concurso de Idaho se estima una inversión de capital de unos 300 millones de dólares, según informa la publicación especializada Infranews.

Sacyr debe más del 80% del ebitda a concesiones en infraestructuras y servicios. Con una cartera de activos bajo el modelo del pago por disponibilidad (muchos de ellos con ingresos garantizados), el grupo ha mostrado gran resistencia frente a la crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad.

Normas
Entra en El País para participar