Las pérdidas de la hostelería lastran a las bodegas españolas

Los límites de aforo y cierres no dan tregua al mercado interno

vendimia
Vendimia en la Ruta del Vino de la Rioja Alta.

Un escenario complicado, lleno de incertidumbres, que acarreará cambios tanto en el consumo como en la venta y unas consecuencias demoledoras para la hostelería. Así describen los profesionales del vino la situación del sector y el impacto del Covid-19.

“Como todos los sectores y como toda la economía española y gran parte del mundo, el vino no podía quedar inmune a los efectos del coronavirus, en particular por lo que la pandemia ha tenido que ver primero con el cierre y luego con las limitaciones de aforo y otras restricciones en la hostelería”, resume Rafael del Rey, director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).

Las exportaciones de vino caen un 10% hasta julio, pero se recuperan

Exportaciones y enoturismo apenas logran salvar los muebles y el fuerte tirón del consumo interno, sobre todo en mayo y junio, no ha compensado las dramáticas pérdidas sufridas por la hostelería entre marzo y junio. “Un año duro, difícil, que exige muchos costes nuevos en prevención para minimizar cualquier posible efecto sanitario y que en el vino salvamos gracias a la diversificación de canales y productos y a la competitividad de nuestras empresas”, afirma Del Rey. Se trata de una industria, además, ya afectada por los aranceles impuestos por Estados Unidos a las importaciones europeas, el Brexit y el parón de mercados como China y las restricciones en Rusia.

En volumen, las ventas al exterior registraron al mes de julio una caída del 10%, hasta los 1.140,4 millones de litros. Esto deja la facturación en 1.448,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 5,6%, según el último informe del OEMV.

La diversificación de canales y productos y la competitividad salvan al sector

En los 12 meses que van de julio de 2019 a julio de 2020, que es el periodo que comprende la campaña, el sector facturó 2.604,1 millones de euros, lo que supone una bajada del 6% frente al mismo periodo de la campaña anterior (de julio 2018 a julio 2019).

En el mercado interno, las compras de vino en el canal de alimentación español crecieron notablemente durante los cinco primeros meses de 2020, algo más en términos de valor (un 25%) que de volumen (21%), al subir el precio medio un 3,4%, hasta los 2,85 euros por litro (10 céntimos más). El consumo alcanzó los 176,6 millones de litros (30,4 millones) y los 502,5 millones de euros, 100 millones más, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura.

Cata en Bodega Toribio de la ruta Ribera del Guadiana.
Cata en Bodega Toribio de la ruta Ribera del Guadiana.

Como dato esperanzador, Ángel Villafranca, presidente de la Organización Interprofesional del Vino en España (OIVE), destaca que “las cifras de junio muestran una recuperación de las ventas internacionales, sobre todo en valor (un 10% más), y del 0,2% en volumen, con un precio medio también al alza (10%)”, una bonanza que continuó en julio cuando las exportaciones crecieron un 1,8%, hasta los 250 millones de euros. En volumen perdieron el mismo porcentaje (1,8%), hasta los 193,9 millones de euros.

El rioja tira de las ventas, mientras que blancos y jóvenes son los que más caen

Los vinos jóvenes y blancos son los que más se han resentido. Por el contrario, tinto y denominaciones de origen (DO) han sido los más fuertes. Entre estas últimas, la DO Calificada Rioja es la que mejor se ha comportado, tanto en el mercado exterior como el nacional, “con un crecimiento del 10% en las exportaciones, otro del 15% en las ventas internas en el canal de alimentación y un significativo aumento de la comercialización online, del 100%”, explica José Luis Lapuente, director general del Consejo Regulador de la DOCa Rioja.

Unas cifras, concluye, que “han estado lastradas y arrojan un balance global negativo, por una caída de prácticamente el 50% en las ventas que se canalizan a través de la hostelería nacional”.

Retos y oportunidades

Enoturismo en la Ruta do Vino Rías Baixas.
Enoturismo en la Ruta do Vino Rías Baixas.

Mercado. Las exportaciones de vino español están presentes en 190 países. A pesar del Brexit, el Reino Unido es nuestro principal mercado. Los países escandinavos y centroeuropeos se consolidan como muy buenos receptores, según datos del OEMV.

Enoturismo. En España hay 31 rutas del vino en más de 700 municipios y 2.000 empresas asociadas vinculadas a la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y las Rutas del Vino de España. A pesar de “la estacionalidad del turismo, lo que hace más lenta su recuperación, las rutas del vino de España han aguantado bien una temporada en la que se han buscado destinos de interior, de proximidad, al aire libre, y productos no masificados, lo que coincide con todas las propuestas que ofrecemos por todo el territorio nacional para poder viajar en familia, en pareja, con niños o en grupos pequeños”, explica Rosa Melchor, presidenta de Acevin. “Un destino tendencia y seguro, aunque no alcanzaremos los 3,5 millones de visitantes del año pasado”, reconoce.

Desafíos. La venta online es el gran desafío del vino español. A pesar del incremento registrado –ya supone el 25% de la facturación total–, el sector reclama facilidades fiscales y menos trabas administrativas que faciliten la compra al consumidor final, sobre todo fuera de nuestras fronteras. Ante tiempos tan duros hay que reinventarse, fomentar el delivery (entrega a domicilio) e incrementar los clubes de vino y las vinotecas.

Normas
Entra en El País para participar