Banca

Credit Suisse España comienza a cobrar por las cuentas corrientes desde el millón de euros

La decisión coincide con la salida de su banquero estrella en el país, Miguel Matossian

Fachada de una oficina de Credit Suisse
Fachada de una oficina de Credit Suisse

El cobro de los depósitos de clientes con saldos a partir de umbrales considerados de banca privada se ha generalizado, sobre todo entre los bancos extranjeros que operan en España. Uno de los últimos en comunicar a sus clientes el cobro de sus saldos en cuentas corrientes para importes a partir de un millón de euros ha sido Credit Suisse.

El banco suizo comenzó el pasado 1 de septiembre a repercutir con una comisión del 0,5% todos los depósitos de sus clientes que mantienen una cuenta desde un millón de euros. La excepción, según el comunicado remitido por el banco, son las cuentas corrientes asociadas a un mandato de gestión o en cuentas en divisas distintas del euro.

La firma suiza explica en la carta remitida a sus clientes que la liquidación de dichos intereses será de periodicidad mensual.

De esta forma, el segmento de banca privada de Credit Suisse se suma a otras entidades que han decidido repercutir en el cliente las tasas que el Banco Central Europeo (BCE) aplica a la banca por mantener sus saldos de depósitos en sus arcas.

La decisión del BCE de mantener la facilidad de depósitos en el -0,50% para intentar que la banca reactive la financiación ha ido calando en las entidades financieras, y han decidido recuperar dicha tasa en el cliente de banca privada, institucional o en empresas y pymes a partir de ciertos saldos.

El pasado 1 de octubre Inversis también comenzó a cobrar un 0,5% en los depósitos de más de 1,5 millones, pero en este caso sus clientes son gestores de inversiones.

Uno de los principales competidores de Credit Suisse, el también suizo Julius Baer, ya comenzó a cobrar en España por los depósitos superiores a 100.000 euros, siguiendo la política de tipos negativos del BCE.

La banca española ya lleva años aplicando tasas del 0,2% al 0,5% a sus clientes institucionales, grandes empresas o incluso a pymes a partir de un determinado saldo, aunque, de momento, parecen descartar aplicar estas tarifas a los clientes minoristas.

La decisión ahora del banco suizo coincide con la salida de la entidad de su banquero estrella, Miguel Matossian.

Matossian dejó de ser el responsable de banca privada de Credit Suisse España y Portugal, tras 18 años en el cargo, a finales del pasado mes de julio. Le sustituyó Iñigo Martos, responsable de banca privada del sur de Europa, que dejará Zúrich para trasladarse a Madrid en el primer trimestre de 2021.

Normas
Entra en El País para participar