La UE será un nuevo mastodonte del mercado de bonos

No debería de tener problemas para colocar sus emisiones para la pandemia, pero ojo a los precios

Logo del BCE.
Logo del BCE. REUTERS

El mercado de bonos pronto tendrá un nuevo mastodonte. La necesidad de la Unión Europea de financiar los planes de ayuda para la pandemia la convertirá en uno de los mayores emisores de la región el próximo año. No debería ser un gran problema absorber el diluvio, pero la aparición de un nuevo emisor tan grande generará olas.

La UE ha emitido deuda antes, pero nunca a esta escala. Este mes comenzará a vender bonos para financiar su programa SURE, de 100.000 millones de euros, que ayuda a financiar los planes de apoyo al empleo de los Estados miembros.

Otros 800.000 millones de euros se necesitarán para 2027 para su paquete de subvenciones y préstamos Next Generation EU (UE próxima generación). El total de la deuda pendiente de la UE se multiplicará casi por 20, hasta casi 1 billón de euros.

Gran parte de esos 900.000 millones de euros adicionales vendrán en los próximos tres años. Los analistas de Mizuho apuntan a una venta de 210.000 millones de euros el próximo año. Eso no está muy lejos de Alemania, que ING espera que venda 270.000 millones de euros en 2020. Si se quita la cantidad de bonos amortizados, la emisión de la UE podría rivalizar o superar la de uno o más de los tres mayores emisores del bloque: Italia, Francia y Alemania.

Vender los bonos no será un problema. El Banco Central Europeo ha utilizado menos de la mitad de su programa de compra de deuda de emergencia por pandemia de 1,35 billones de euros, y puede hacerlo ampliarlo.

Con la deuda alemana a 10 años rindiendo el -0,5%, hay una buena demanda de bonos con altas calificaciones crediticias que ofrecen incluso un rendimiento modestamente más atractivo.

Como muchos de los llamados emisores supranacionales, la deuda de la UE a menudo paga un rendimiento más alto que los emisores soberanos de mayor calificación del bloque, Francia y Alemania. Los rendimientos de otros supras, como el Banco Europeo de Inversiones, pueden aumentar a medida que los inversores abran paso a los bonos de la UE.

Aun así, la fijación de precios podría tener su complicación. La deuda de la UE es cada vez más compleja: financiará subvenciones así como préstamos, y será devuelta por ingresos fiscales no especificados. Sin embargo, sus bonos están garantizados por el bloque, que puede contar con sus miembros más fuertes para evitar el default. Moody’s asigna a la UE una calificación crediticia más alta que la de Francia.

Y, a medida que el bloque emita más deuda, sus títulos se volverán más líquidos, una cualidad muy apreciada en los mercados financieros. Con el tiempo, la prima de rendimiento que ofrezca la deuda de la UE respecto a Francia se reducirá, por tanto, o incluso desaparecerá.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías