IBM se dividirá en dos y sacará a Bolsa su división de servicios de infraestructuras

La compañía espera concluir la operación en un año. La empresa escindida tendrá 90.000 empleados y 4.600 clientes en 115 países

IBM cloud computing
Sede de IBM.

El gigante tecnológico IBM ha anunciado este jueves que va a escindir su negocio de servicios de infraestructuras para centrarse más en el cloud computing, un negocio con más altos márgenes que ha experimentado un impulso a medida que las empresas acelerar su transformación digital.

La compañía pretende que esta nueva división, con un negocio de 19.000 millones de dólares y una cartera de pedidos de 60.000 millones, cotice por separado en Bolsa y se afiance como líder mundial en el sector, donde compite con empresas como BMC.

IBM ya venía recortado sus negocios heredados a lo largo de los años para centrarse en nube, con el objetivo de compensar la ralentización de las ventas de software y la demanda estacional de sus servidores y mainframes. La multinacional, que durante los últimos años ha cedido terreno a Amazon, Microsoft y Google en el floreciente sector de la nube, donde los clientes alquilan potencia informática en lugar de comprarla, confía en que con la digitalización las empresas recurrirán cada vez más a la infraestructura subcontratada y al uso de los servicios cloud.

La nueva empresa, que aún se desconoce cómo se llamará, arrancará con 90.000 trabajadores y 4.600 clientes en grandes empresas en 115 países, entre ellos el 75% de las compañías Fortune 100. La compañía, que espera completar la escesión antes de finales de 2021 ha visto cómo la noticia ha impulsado sus acciones un 10% en Wall Street antes de la apertura del mercado. IBM señaló que espera que la división sea una operación libre de impuestos para los accionistas.

Arvind Krishna, quien sustituyó a Ginni Rometty al frente de la multinacional el pasado abril, dijo que la cartera de soluciones y software de IBM contabilizará para la mayoría de los ingresos de la empresa después de la separación. Krishna es reconocido con el artífice de la mayor adquisición hecha por IBM en su historia, la de la compañía de software Red Hat, que fue comprada el pasado año por 34.000 millones.

El gigante azul espera que la escisión le permita simplificar sus operaciones y centrarse en el negocio de su plataforma de servicios en la nube, que representa una oportunidad de mercado de un billón de dólares. El movimiento recuerda al que dio HP en octubre de 2014, cuando se escidió la compañía en HP Inc, que engloba sus negocios de PC e impresoras, y HP Enterprise, encargada del software, los servicios e infraestructura para el mercado corporativo.

"Las necesidades de compra de los clientes para los servicios de infraestructura y aplicaciones son divergentes, mientras que la adopción de nuestra plataforma de nube híbrida se acelera", ha asegurado Krishna, para quien "ahora es el momento adecuado para crear dos empresas líderes en el mercado centradas en lo mejor que hacen. IBM se centrará en su plataforma abierta de nube híbrida y capacidades de inteligencia artificial", para lograr que más del 50% de sus ingresos sean recurrentes.

Por su parte, la nueva empresa "tendrá mayor agilidad para diseñar, ejecutar y modernizar la infraestructura de las organizaciones más importantes del mundo", con una oportunidad de mercado de 500.000 millones de dólares, según la multinacional.

El directivo añadió que ambas empresas tendrán una gran capacidad para asociarse y capturar nuevas oportunidades de mercado, "creando valor para clientes y accionistas". "El éxito que hemos tenido con Red Hat nos da la confianza y creemos que este es el movimiento adecuado", insistió.

Rometty también ha defendido que IBM, que se quedará con un negocio con un volumen de ingresos de unos 58.000 millones de dólares, se está posicionando para la nueva era de la nube híbrida. "Como dos empresas independientes, ambas capitalizarán sus respectivas fortalezas. IBM acelerará los viajes de transformación digital de los clientes y NewCo [como citan a la nueva compañía] acelerará los esfuerzos de modernización de la infraestructura de los clientes. Este enfoque dará como resultado un mayor valor, una mayor innovación y una ejecución más rápida para nuestros clientes".

El anuncio de la futura salida a Bolsa de esta división se ha producido en el marco del avance de los resultados preliminares de IBM correspondientes al tercer trimestre del año. La compañía estadounidense cerró el trimestre con unos ingresos de 17.600 millones de dólares, ligeramente por encima de los 17.560 millones que esperaban los analistas consultados por Reuters. En el tercer trimestre de 2018 la firma tuvo unos ingresos ligeramente superiores, 18.000 millones.

Normas
Entra en El País para participar