Telefonía

El fabricante chino de móviles Vivo desembarca en España

Fue la quinta marca más vendida en el mundo al cierre de 2019. La mayoría de sus terminales rondará los 300 euros

Un modelo de móvil de Vivo.
Un modelo de móvil de Vivo.

El fabricante de móviles chino Vivo aterriza en Europa, incluida España. La compañía, que prepara su gran lanzamiento en el país para el próximo 20 de octubre, sigue los pasos de Xiaomi, Oppo o Realme. Pese a que la empresa aún es poco conocida en este mercado, cerró el último trimestre de 2019 como la quinta marca en el mercado de smartphones a nivel global, segunda en China e India y primera en Indonesia, tres de los cuatro países más poblados.

Vivo pertenece al congloremado BBK Electrics, que cuenta con las marcas Oppo, OnePlus y Realme (las tres ya instaladas en España). Actualmente, está presente en más de 30 mercados de todo el mundo, especialmente en Asia, donde se ubican sus cinco fábricas, y ya cuenta con más de 300 millones de usuarios. Se trata de una empresa independiente, con más de 10.000 empleados en todo el mundo de los cuales más del 80% están dedicados a I+D. En España, arrancan con una oficina en Madrid con 13 personas.

La compañía tenía previsto anunciar su desembarco en Europa durante el último Mobile World Congress, pero el Covid-19 obligó a retrasarlo. La firma ha realizado más de 9.000 entrevistas en Europa para tratar de adaptar sus productos al gusto de los consumidores de Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Polonia y España, países donde entra. Vivo no ha desvelado qué acuerdos ha cerrado con operadoras y con cadenas de distribución.

Los responsables de la compañía explicaron, no obstante, que han optado por una estrategia de colaboración con un número de partners limitado, tanto en el canal online como en el offline, “de cara a construir una relación duradera, buscando tanto el beneficio de los socios como el de los clientes finales”, aunque irá ampliando sucesivamente su canal. La multinacional no ha dado detalles sobre con qué móviles se estrenará en España, aunque todo apunta a que la mayoría de sus terminales se moverán por debajo de 300 euros, ya que casi el 75% de los móviles que se venden en el país se sitúan en ese precio.

Vivo planea lanzar también un equipo de gama alta, su buque insignia, que no llegará a 900 euros y que se prevé sea compatible con las nuevas redes 5G. “La clave de la compañía, y es parte de nuestra cultura, es poner al usuario en el centro de todo el diseño, de forma que solo incluimos en nuestros dispositivos aquella tecnología beneficiosa para nuestros clientes. Ofrecemos aquello que sabemos que va a usar realmente”, señalaron. Vivo presume como el resto de firmas chinas de ofrecer móviles con “excelente relación calidad-precio”.

Normas
Entra en El País para participar