La justicia británica niega a Guaidó el control sobre el oro de Venezuela

El fallo anula la resolución de julio que otorgaba a la oposición venezolana las reservas en el Banco de Inglaterra

El líder opositor Juan Guaidó durante un encuentro con los trabajadores de la salud, en Caracas (Venezuela), en septiembre.
El líder opositor Juan Guaidó durante un encuentro con los trabajadores de la salud, en Caracas (Venezuela), en septiembre. AFP

La justicia británica no tiene claro a quién reconoce el Gobierno como presidente de Venezuela, si a Nicolás Maduro o a Juan Guaidó. Ante la duda, el Tribunal de Apelaciones de Londres ha anulado este lunes el fallo del pasado 2 de julio que otorgaba al líder opositor venezolano el control sobre las reservas de oro de Venezuela depositadas en el Reino Unido, que ascienden a un aproximado de 887 millones de euros.

La decisión de julio fue recurrida por la junta del Banco Central de Venezuela (BCV) nombrada por el mandatario chavista Nicolás Maduro -presidida por Calixto Ortega-, para reclamar el oro que custodia el Banco de Inglaterra (BoE), justificando que necesita las reservas para ayudar al país sudamericano en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

En respuesta a la apelación, el caso ha sido remitido por los jueces Kim Lewison, Stephen Males y Stephen Phillips a la división Comercial y de la Propiedad del Tribunal Superior para que sea esta quien investigue a quién reconoce realmente el Gobierno británico como presidente de Venezuela y ponga fin al litigio para acceder a los 31 lingotes de oro desencadenado por la crisis política de Venezuela.

Con el fallo, el Tribunal de Apelaciones rechaza que el Gobierno del Reino Unido haya reconocido de forma "inequívoca" a Guaidó como jefe del Estado en Venezuela, tal como sostiene la junta opositora del BCV, presidida por Ricardo Villasmil, a pesar de la declaración política de Londres en febrero de 2019. Guaido es reconocido todavía como presidente interino por más de 50 países. Aun así, el Tribunal señala que el Ejecutivo británico trata "de facto" con la Administración de Maduro y con esta mantiene las relaciones diplomáticas.

Según la sentencia, para evitar la confusión de legitimidades, se debe investigar a quién reconoce el Gobierno británico como presidente de Venezuela a todos los efectos y, por consiguiente, a quién no reconoce como presidente a ningún efecto. Tras el dictamen, será el Tribunal Superior (High Court) quien determine a cuál de los dos rivales políticos le corresponde el control de los fondos.

Normas
Entra en El País para participar