Guindos reconoce ante el juez que se reunió con la gran banca para que comprara Banco Popular

Asegura que pidió publicar el informe de la JUR sobre Popular

Luis de Guindos, en una imagen de archivo.
Luis de Guindos, en una imagen de archivo.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y exministro de Economía, Luis de Guindos, ha señalado este miércoles en su declaración por videoconferencia como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama que en mayo de 2017, a un mes de la resolución de Popular, se reunió con cinco de los grandes bancos para sondear su posible interés en adquirirlo, si bien todos ellos descartaron presentar una oferta por dicha entidad.

Además, Guindos ha señalado que fue partidario de que se hiciera público el informe de Deloitte para la Junta Única de Resolución (JUR) que avalaba la resolución de Popular frente a otras alternativas. Durante su comparecencia, que se ha prolongado por cuatro horas, Guindos ha explicado que siendo él ministro de Economía, cuando se produjo la resolución del banco y su posterior venta al Santander por un euro, se tomó esa decisión para evitar el rescate de los depositantes de la entidad.

Además, ha asegurado que el propósito de esa resolución y venta era que Popular pudiera seguir abriendo sus puertas a sus depositantes y clientes, porque la otra alternativa hubiera sido acometer un rescate del banco con dinero público, que habría conllevado una elevada emisión de deuda para garantizar su funcionamiento y los depósitos.

El juez Calama investiga las presuntas irregularidades que llevaron a la resolución y posterior venta del banco, y lo hace en dos fases del proceso: las presuntas irregularidades contables de Popular en 2016, con la ampliación de capital de más de 2.000 millones de euros, y las filtraciones a prensa de un año después que habrían provocado la resolución a mediados de 2017. 

Sobre esa segunda fase, De Guindos ha declarado este miércoles que él y la entonces secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, contactaron con los organismos públicos para intentar frenar la retirada de depósitos, pero fue imposible, porque dichas instituciones cuentan con sus propios criterios, plasmados en sus estatutos, para preservar sus inversiones.

Asimismo, ha incidido en que él se mostró partidario cuando era ministro de que se hiciera público el informe de Deloitte para la Junta Única de Resolución (JER) que justificaba la resolución del Popular, pero el organismo decidió no hacerlo.

Próximos testigos

Tras escuchas al presidente de la CNMV, Sebastián Albella, y al exministro Guindos, el magistrado instructor continuará escuchando a más testigos la próxima semana, en concreto el 6 de octubre, cuando ha citado a cinco directores territoriales del Popular en el año 2016 y al que fuera responsable de la red de  Banco Pastor en ese mismo periodo, Fernando Merino.

A estos seis directivos le seguirá dos días después la presidenta de Santander, Ana Botín; y el día 15 de octubre el que fuera presidente de Banco Santander España Rodrigo Echenique. Santander fue la entidad que compró Popular por un euro después de la resolución del banco, tras lo cual comenzaron a presentarse denuncias por presuntas irregularidades que han acabado en la Audiencia Nacional, si bien el instructor retiró la condición de investigado al entender que no tiene por qué asumir la responsabilidad penal en las que se hubiera incurrido. 

Las testificales estaban previstas para antes del verano pero fueron suspendidas por la paralización de la actividad judicial a causa de la pandemia de coronavirus.

Normas
Entra en El País para participar