Un abogado de la UE defiende la obligatoriedad de aceptar pagos en metálico

Dos ciudadanos alemanes habían sido impedidos de pagar en efectivo la cuota de radiodifusión

Billetes de 20 euros y 50 euros, en una foto de archivo.
Billetes de 20 euros y 50 euros, en una foto de archivo. REUTERS
Luxemburgo / Madrid

Dos ciudadanos alemanes solicitaron pagar el impuesto de televisión y radio en efectivo. Y, aunque la cultura del efectivo funciona para casi todo en Alemania, la empresa de radio y televisión del estado Hesse, Hessischer Rundfunk, se negó a recibir el dinero en metálico, por no adecuarse a su política de cobros, y envió sendas notificaciones de pago. Este martes, el abogado general de la UE Giovanni Pitruzzella ha dado la razón a ambos ciudadanos justificando que la Ley comunitaria exige que se acepten los euros en billetes como un medio válido para liquidar deudas monetarias.

La cuota de radiodifusión obligatoria en Alemania supone unos 17,5 euros al mes (210 euros al año) y debe ser asumida por cada hogar, sin importar si utiliza un televisor, radio u ordenador, e indistintamente de cuántas personas habitan la vivienda. En 2019, Alemania recaudó más de ocho millones de euros por las licencias de televisión y radio. Y, aunque la tasa se paga generalmente a través de domiciliación bancaria, la recomendación de Pitruzzella abre ahora la opción de que los ciudadanos alemanes, amantes del pago en efectivo, cancelen esta deuda en metálico si así lo deciden.

El abogado general de la UE ha hecho énfasis en que ninguna empresa puede rechazar la validez del efectivo justificando razones de practicidad relacionadas con “procedimientos masivos”, es decir, que manejen un gran número de deudores. De hecho, resalta el uso de los euros en efectivo como "la única moneda legal en curso, sin restricciones". En el informe, se explica que el dinero en efectivo solo puede estar excluido si ambas partes acuerdan otro método de pago o con una autorización respaldada por leyes federales o de la Unión Europea.

Así, Pitruzzella asegura que la competencia de la Unión Europea no se limita solo a la definición de la política monetaria, sino que se ocupa también de garantizar el buen funcionamiento de la moneda única. Aunque el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no ha emitido su fallo para este caso, suele seguir las recomendaciones de Pitruzzella.

La decisión supone un respaldo al amor teutón por manejar el dinero en efectivo, uno de los países europeos donde tiene mayor prevalencia este método de pago. Según el Fondo Monetario Internacional, para 2026, casi cinco de cada diez alemanes seguirán prefiriendo el dinero en efectivo.

Normas
Entra en El País para participar