Distribución

La CNMC concluye que Amazon es un operador postal y abre la puerta a un control de sus tarifas

En el plazo de un mes, la compañía deberá cumplir con la normativa postal en sus negocios de paquetería y mensajería

La CNMC concluye que Amazon es un operador postal y abre la puerta a un control de sus tarifas

Amazon deberá cumplir la normativa del sector postal en España tras concluir la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que la compañía realiza labores de operador postal. El organismo ha resuelto que la actividad que la multinacional hace a través de Amazon Spain Fulfillment y Amazon Road Transport Spain tiene la consideración de postal y que debe quedar sujeta al cumplimiento de los requisitos que se establecen en la Ley Postal, lo que implicará, entre otras cosas, someter sus tarifas al escrutinio de Competencia.

La CNMC, que tenía abierto un expediente a ambas sociedades, ha explicado hoy a través de un comunicado que ha analizado pormenorizadamente el modelo de negocio y actividades que hace Amazon para determinar si son coincidentes con las efectuadas por otros operadores postales que intervienen en el mercado de la mensajería y paquetería. Y la conclusión ha sido que sí.

Entre otras razones esgrime que la singularidad de que Amazon, previo pago, ponga a disposición de terceros comerciantes minoristas sus servicios de mensajería y paquetería, y no los utilice en exclusiva para la entrega y distribución de los productos de su inventario, “excluye que puedan quedar exentos de la normativa postal por la vía de la autoprestación”.

Igualmente, ha indicado que el hecho de que Amazon recurra a distintos operadores del sector postal para complementar sus servicios de mensajería y paquetería “ejerciendo una influencia y control intenso sobre ellos les distingue de otros minoristas que se limitan a subcontratar un servicio de paquetería y le dota de una capacidad de dirección sobre la prestación del servicio similar a la de cualquier otro operador del sector”.

La CNMC también señalado que contar con la autorización de transportista “no excluye” del cumplimiento de la normativa postal si además del transporte se realizan otros cometidos que tienen el carácter de postal tal y como reconoce la citada ley al establecer la necesaria coordinación entre el Registro de Transportes y el de Empresas Prestadoras de Servicios Postales.

El organismo ha informado de que Amazon deberá presentar en el plazo de un mes a partir de esta resolución la oportuna declaración responsable ante el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. "Esta declaración responsable implica el compromiso de cumplir no solo con exigencias de la normativa postal como la protección de los datos y la privacidad de los usuarios sino con el resto de la legislación aplicable mencionada en la Ley Postal", ha indicado en la nota.

En esta también advierte que, en la medida que Amazon emplea colaboradores para la realización de sus actividades de mensajería y paquetería "deberá velar porque estos cumplan con estas mismas exigencias en el plazo de un mes".

La resolución de la CNMC tiene fuertes implicaciones para Amazon, pues como explicaban a CincoDías fuentes jurídicas ligadas al sector logístico el pasado febrero si se determinaba finalmente que Amazon es un operador postal, "se metería a la firma en un mercado regulado”, con las mismas condiciones que opera Correos o Seur, según explican a CincoDías. Y esta situación obligaría a la compañía a informar de los precios que aplica a sus envíos, de forma que las autoridades competentes puedan ejercer un mayor control sobre su política tarifaria.

Las mismas fuentes destacaban que la normativa postal es más garantista que la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre a la que se somete ahora la compañía, lo cual "facilitaría las reclamaciones de los clientes de Amazon, pues tendrían derecho de reclamación, derecho a una indemnización cuando el servicio no se preste en las condiciones acordadas, derecho de denuncia e incluso derechos a la reexpedición y rehúse de los envíos postales".

Además, añadían estas fuentes, si Amazon se somete a la Ley Postal española su servicio Flex, que permite a cualquier autónomo con un coche repartir paquetes de la compañía, "sufriría un duro revés, pues según la ley para ser repartidor hay que tener una licencia y solo pueden utilizarse furgonetas para el servicio".

La resolución comunicada hoy por la CNMC también establece que lo dispuesto en este expediente será de aplicación a cualquier otra empresa de Amazon que, a futuro, y como consecuencia de la reestructuración y reorganización del grupo, pudiera realizar las actividades que han sido analizadas y descritas en este expediente.

La acción de la CNMC se produjo tras recibir el organismo múltiples denuncias de empresas logísticas y de la patronal UNO que venían calificando de “competencia desleal” algunas actividades de Amazon.

Desde la multinacional aseguran que "estamos revisando la resolución y cooperando plenamente con la CNMC".

Normas
Entra en El País para participar