Aerolíneas

Qatar Airways capitaliza 1.700 millones de financiación estatal tras dar apoyo a IAG

La acumulación de pérdidas precisó la inyección, que se convierte en un 16% de capital

El presidente ejecutivo de Qatar Airways, Akbar Al Baker.
El presidente ejecutivo de Qatar Airways, Akbar Al Baker.

Catar ha socorrido a su aerolínea estatal, Qatar Airways, después de que esta referencia del Golfo haya ayudado a su participada IAG a soportar la crisis del coronavirus. La catarí acudió con su participación del 25,1% a la reciente ampliación de capital de la europea por 2.741 millones.

Pero Qatar Airways habría estado contra las cuerdas, de no tener un potente Estado detrás, incluso antes de que la Covid-19 fuera un problema global. Al cierre de su ejercicio fiscal, el pasado 31 de marzo, las pérdidas acumuladas de la compañía (23.304 millones de riales catarís ó 5.465 millones de euros) superaban el 50% del capital social, lo que activó un plan estatal para evitar la causa de disolución.

El Gobierno firmó un préstamo de 7.300 millones de riales (1.711 millones de euros) para equilibrar el balance y comenzar a sortear los efectos de la pandemia. Una ayuda que ha sido capitalizada ahora, según decisión de la junta general extraordinaria celebrada el pasado jueves, en forma de 730 millones de acciones. Esto representa un aumento del 16% del capital.

Rescates con petrodólares

Qatar Airways no es, ni mucho menos, la única aerolínea del aérea del Golfo que ha precisado el respaldo de su Estado. Emirates aguanta con unos 2.000 millones de dólares (1.706 millones de euros) aportados por el Gobierno de Dubai, y Etihad ha reconocido haber recibido respaldo de Abu Dhabi sin hacer públicas las cifras.

La aerolínea, que también cuenta con un 10% de Latam, un 9,99% de Cathay Pacific y un 5% de China Southern Airlines, zanjó el ejercicio 2019-2020 con 7.007 millones de riales en rojo (1.642 millones de euros), en comparación con las pérdidas por 4.751 millones de riales (1.113 millones de euros) declaradas en el ejercicio previo. La compañía se queja del bloqueo aéreo que sufre Catar desde el verano de 2017 por parte de Bahrein, Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes, y se resintió por la quiebra de Air Italy, que sumó 1.400 millones de riales (328 millones de euros) a las pérdidas del ejercicio.

Al hilo de los resultados, el presidente de Qatar, Akbar Al Baker, apunta que hay margen de resistencia, con una caja de 6.500 millones de riales (1.523 millones de euros), así como argumentos sólidos de negocio. La cifra de pasajeros aumentó un 10%, hasta los 32,4 millones.

La empresa quita hierro a la ayuda estatal y explica que el capital social se va amoldando a las circunstancias que afectan al negocio o al contexto económico. El 100% de la compañía está en manos públicas.

Ya en el presente ejercicio ha sido la crisis sanitaria la que ha provocado medidas de austeridad como la renuncia a operar con los mayores aparatos de la flota, los A-380, o el severo recorte de rutas.

Normas
Entra en El País para participar