Aerolíneas

IAG pierde 3.806 millones y ampliará capital por 2.750 millones para septiembre

Qatar Airways, con el 25%, apoyará la recapitalización

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh.
El consejero delegado de IAG, Willie Walsh.

El coronavirus ha tumbado las cuentas de IAG al cierre del primer semestre y Qatar Airways, primer accionista con un 25%, viene al rescate a través de una ampliación de capital. Las pérdidas después de partidas excepcionales e impuestos alcanzan los 3.806 millones, desde un beneficio de 806 millones alcanzado en junio de 2019.

La situación ha merecido la activación de la citada recapitalización por 2.750 millones de euros, sobre la que el primer accionista ha ofrecido el "compromiso irrevocable" de acudir. La ampliación, con derecho de suscripción preferente, será sometida a la junta del próximo 8 de septiembre. “Gracias a ello, IAG estará en una mejor posición para seguir ejecutando sus objetivos estratégicos y para aprovechar su posición de liderazgo actual y las oportunidades futuras de crecimiento y consolidación”, ha señalado el consejero delegado, Willie Walsh.

La posición de liquidez a 30 de junio es de 8.100 millones, con 6.016 millones en efectivo y líneas de crédito disponibles por 2.100 millones

El futuro CEO de IAG, Luis Gallego, ha explicado ante la prensa que la cifra de 2.750 millones “cubre las necesidades de la compañía en el peor de los escenarios previstos”. El objetivo es reforzar la liquidez y reducir el apalancamiento. en ningún caso, asegura IAG, los fondos captados irían a financiar la toma de Air Europa po Iberia.

El esfuerzo de Qatar tiene ahora reflejo en su próxima entrada en el consejocon dos sillones de dominicales, no ejecutivos, “en línea con el derecho de representación proporcional que corresponde a Qatar Airways de acuerdo con la legislación española”, señala IAG en un comunicado enviado a la CNMV. Al respecto, Gallego ha valorado que "es una muy buena noticia que nuestro principal accionista, Qatar Airways, haya confirmado su apoyo y compromiso con la propuesta de aumento de capital; somos optimistas con que esta colaboración continuará en el largo plazo”.

Esta será la tercera mayor oferta de acciones en Europa desde 2019, tras la emisión de derechos de Cellnex por 4.000 millones y la colocación acelerada de Astra Zeneca valorada en 3.500 millones de dólares. En el caso de IAG la operación está asegurada en standby por Morgan Stanley, Goldman Sachs y Deutsche Bank. El primero de estos bancos actúa como Joint Corporate Broker, Joint Financial Advisor y Joint Global Coordinator.

"Nuestra inversión en IAG siempre ha sido a largo plazo y seguimos apoyando a la Sociedad en estos tiempos difíciles para nuestra industria. Confiamos en que IAG saldrá de esta crisis global como el grupo de aerolíneas líder en Europa y esperamos trabajar estrechamente para ofrecer nuestra visión conjunta para mejorar las oportunidades de viaje de los pasajeros de las aerolíneas en todo el mundo", ha afirmado AkbarAl Baker, CEO del grupo de Qatar Airways. La catarí mantendrá su 25% en IAG con el desembolso de 687 millones de euros.

IAG 1,87 5,60%

Operaciones bajo mínimos

Los ingresos de IAG en la primera mitad del año se hunden un 55,7%, hasta los 5.326 millones. La empresa habla esta mañana de un efecto “devastador” de la crisis sanitaria en sus operaciones desde finales de febrero, con la mayor parte de las flotas en tierra como medida para preservar la caja. Ahora, el conglomerado de aerolíneas prevé operar en el tercer trimestre un 74% por debajo de la capacidad desplegada en el mismo periodo del año pasado y con un 46% menos de oferta en el cuarto trimestre.

Con una capacidad de solo el 4,7% entre marzo y junio (43,8% en el semestre), la pérdida de las operaciones antes de partidas excepcionales desde enero alcanzan los 1.900 millones, de los que 1.365 millones corresponden al periodo crítico del segundo trimestre. IAG arrastra un coste excepcional de 2.137 millones por la baja contable de las coberturas de combustible (1.269 millones) y el deterioro de la flota.

La posición de liquidez a 30 de junio es de 8.100 millones, con 6.016 millones en efectivo (667 millones menos que en el arranque del año) y líneas de financiación disponibles por 2.100 millones. Los refuerzos llegaron con los 1.010 millones levantados por Iberia y Vueling con garantía del ICO, o la financiación de British con cargo a la Coronavirus Corporate Finance Facility (CCFF) en Reino Unido, donde ha emitido pagarés por 330 millones.

El escudo antivirus ha hecho que la deuda se dispare hasta los 10.463 millones, desde los 7.571 millones del cierre dee 2019. El ratio deuda neta / ebitda, basado en el periodo de 12 meses finalizado el 30 de junio de 2020, se situó en 4,2 veces, frente a 1,4 veces a cierre de diciembre de 2019.

Las distintas empresas han aplazado la entrega de 68 nuevos aviones con calendarios previstos entre este 2020 y 2022, lo que encabeza el grueso de acciones para reducir en 1.500 millones la inversión prevista a comienzos de año. Al mismo tiempo se están retirando los aparatos con más años de servicio: los 32 aviones B747 de British y las 15 unidades del A340 de Iberia

Las medidas de reducción de costes alcanzaron los 205 millones de euros semanales en el segundo trimestre. En el marco de la presentación de resultados, IAG ha señalado que espera alcanzar el punto de equilibrio en cuanto al flujo de efectivo a partir de septiembre.

El holding insiste en que la demanda no alcanzará los niveles de 2019 hasta el ejercicio 2023, ante lo que está reestructurando su base de costes para reducir el tamaño de sus aerolíneas, tanto en flota como en plantillas. El ajuste más avanzado es el de British Airways, donde existe un preacuerdo con los pilotos y ya han aceptado la baja voluntaria 1.600 trabajadores.

Respecto a las negociaciones con Globalia para la adquisición de Air Europa, IAG señala que continúan “activamente respecto a una posible reestructuración de la adquisición teniendo en cuenta el impacto de la pandemia del Covid-19”.

Confianza en la recuperación

”Todas las aerolíneas de IAG sufrieron pérdidas sustanciales. Como resultado de las restricciones de viaje de los gobiernos, el tráfico de pasajeros del segundo trimestre cayó un 98,4% con una capacidad que se redujo en un 95,3%. Hemos visto evidencias de que la demanda se recupera cuando se levantan las restricciones gubernamentales. Nuestras aerolíneas han implementado medidas para proporcionar tranquilidad adicional a sus clientes y empleados a bordo y en el aeropuerto”, ha declarado Willie Walsh.

El desafío presente del grupo es “un recorte de más de la mitad en los costes operativos en efectivo y una reducción significativa en la inversión en inmovilizado”. Desde la citada posición de liquidez de 8.100 millones, Walsh afirma que “en base a nuestro escenario actual de planificación de la capacidad, alcanzaríamos el punto de equilibrio en términos de flujos de efectivo netos de las actividades de explotación durante el cuarto trimestre de 2020”.

 

Las aerolíneas del grupo se hunden en números rojos

Las referencias de IAG han pasado del resultado operativo positivo declarado en junio de 2009 a voluminosas pérdidas en este 2020 de crisis histórica para el sector.

British Airways declara unos ingresos de 2.566 millones y un resultado negativo de 2.454 millones, desde el beneficio operativo de 873 millones de la primera mitad de 2019.

Iberia factura 784 millones hasta junio, para una pérdidas operativas de 867 millones. La española ganaba 109 millones en los seis primeros meses del año pasado.

En el caso de Vueling, la cifra de negocio cae a 317 millones y la pérdida es de 386 millones de euros, en comparación con los 5 millones a favor de junio del año pasado.

Y Aer Lingus, que ingresa 315 millones, ofrece un resultado negativo de las operaciones de 316 millones, cuando hace un año ganaba 78 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar