Gobierno y Comunidad de Madrid adelantan a esta tarde su reunión de evaluación de la pandemia

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el consejero del ramo de la región, Enrique Ruiz Escudero, se verán esta tarde en el Ministerio para estudiar nuevas restricciones

Los ministros de Sanidad, Salvador Illa (al fondo a la izquierda) y de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (a la izquierda), junto all vicepresidente consejero de Deportes, Transparencia y portavoz regional, Ignacio Aguado (derecha), el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (al fondo a la derecha),durante una reunión del Grupo COVID-19.
Los ministros de Sanidad, Salvador Illa (al fondo a la izquierda) y de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (a la izquierda), junto all vicepresidente consejero de Deportes, Transparencia y portavoz regional, Ignacio Aguado (derecha), el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (al fondo a la derecha),durante una reunión del Grupo COVID-19.

El Gobierno central y la Comunidad de Madrid han acordado finalmente anticipar a esta misma tarde la reunión de seguimiento de la evolución de la pandemia de Covid-19 en la región que tenían prevista mañana para tratar de alcanzar un pacto en torno a posibles nuevas restricciones que permitan contener el incremento de casos.

A tal fin, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, se reunirá esta tarde a las 16.30 horas, con sus correspondientes equipos técnicos, en la sede del Ministerio.

La idea es continuar abordando las medidas de prevención puestas en marcha contra el COVID-19 en la región después de que Madrid se limitase el viernes a ampliar en ocho el número de áreas sanitarias sujetas a restricciones -hasta alcanzar las 45- mientras que Illa defendía la necesidad de confinar toda la capital española y los municipios de la misma con más de 500 contagios por cada 100.000 habitantes.

La cita llega solo una semana después del que el presidente del Gobienro, Pedro Sánchez, y la responsable de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sellaran una tregua política, prometiendo cogestionar la segunda oleada del virus en la región, que pareció saltar por los aires el pasado viernes.

Sánchez y Ayuso acordaron la creación del llamado grupo COVID-19, destinado a hacer seguimiento de la pandemia en Madrid, la región más castigada por el coronavirus de toda Europea en la actualidad.

Las reuniones de los equipos, sin embargo, concluyeron con serveras discrepancias de criterio que se hicieron públicas el viernes en forma de dos ruedas de prensa simultáneas y con mensajes contrapuestos. Mientras la comunidad aseveró que ampliar las restricciones de movilidad -impidiendo salir de los barrios marcados salvo para trabajar, estudiar y otras causas justificads- y horarios comerciales -con el cierre de hostelería fijado a las 22:00 horas- a algunas áreas sanitarias más bastaría para contener la propagación, Sanidad abogó por extender estas medidas al conjunto de la capital y a los municipios más afectados.

Aunque Illa aseveró que esa era su recomendación pero que respetaba la decisión de la comunidad, lo cierto es que el Ejecutivo central lleva desde entonces analizando la posibilidad de intervenir Madrid para reforzar las restricciones adoptadas hasta la fecha.

La comunidad, por su parte, reclama que si tener más de 500 casos por 100.000 habitantes es un nuevo criterio oficial que justifique el confinamiento por barrios, esta medida debería aplicarse a escala estatal.

Normas
Entra en El País para participar