La Airef sitúa los avales del ICO y el gasto sanitario entre las prioridades de supervisión hasta el año 2026

El organismo ha presentado un plan estratégico para el mandato de Herrero que incluye un mayor seguimiento del cumplimiento que se hace de sus recomendaciones

La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.
La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.

El impacto en déficit de los avales estatales ligados al Covid, el gasto sanitario, los recursos destinados a las pensiones o la incidencia de la consolidación fiscal en el crecimiento económico serán algunas de los ámbitos prioritarios de supervisión para la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) en los próximos años, según el Plan Estratégico 2020 a 2026 elaborado por su nueva su presidenta, Cristina Herrero, presentado este viernes.

Herrero fue elegida por el Parlamento el pasado febrero para relevar a su antecesor, José Luis Escrivá, después de que fuera elegido como nuevo ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, pero es ahora cuando ha terminado los hitos que se fija para un mandato de seis años.

Las prioridades para este periodo, recoge el plan, serán la demografía y su efecto en las pensiones; la situación macroeconómica; las partidas presupuestarias de mayor tamaño, como las sanitarias o de dependencia; y la incorporación al foco de supervisión de los pasivos contingentes, partidas que no tienen impacto inicial en déficit pero que puede acabar incremento del agujero fiscal.

Destacan en este último campo el seguimiento de los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) a las empresas españolas para facilitar su acceso a financiación durante la pandemia. Pese a ello, el organismo denuncia que aún no cuenta con la información necesaria para comenzar a analizar qué porcentaje de esas garantías acabará engrosando el déficit estatal ante el impago de los créditos asociados.

De otra parte, el organismo también tratará de aportar una visión conjunta del efecto de las medidas de consolidación fiscal y la deuda pública en el crecimiento económico. Está por ver, eso sí, el papel qu jugará la autoridad fiscal en la supervisión de los planes de inversión que el Gobierno debe presentar a Bruselas para acceder a las ayudas europeas, dada que su amplitud haría necesaria la participación de otros supervisores.

En todo caso, el organismo reclama que se le garantice el personal y los recursos necesarios para llevar a cabo su labor con eficiencia e independencia. Además, desde la Airef reivindican cobrar la capacidad para analizar políticas públicas a iniciativa propia, y no solo por encargo de los gobiernos.

De cara a esta nueva etapa, avanzan desde la Airef, “hay que prestar una atención especial a las medidas económicas”, especialmente aquellas destinadas a paliar la crisis del Covid, habida cuenta la incertidumbre que rodea el impacto a medio plazo de la pandemia. Herrero busca que, bajo su mandato, la evaluación de las políticas públicas pase a ser un elemento central de las labores de la Airef.

En cuanto a la necesidad de que las cuentas públicas se ajusten a la ortodoxia, la Airef matiza que, ante todo, “el marco fiscal debe ser creíble, alcanzable”, más que increíblemente ambicioso pero imposible de cumplir.

Otras de las novedades planteadas por Herrero es la de publicar una autoevaluación de sus propias previsiones macroeconómcias y fiscales, para analizar su grado de acierto y los motivo de las posibles desviaciones que se produzcan.

Nuevas revisiones del gasto

De otra parte, el organismo fiscalizador prevé también impulsar un plan de seguimiento del grado de cumplimiento de los informes de revisión del gasto público (los spending reviews) que vienen publicando. En los últimos tiempos, la Airef ha revisado las deducciones fiscales, el gasto en infraestructuras o los incentivos al empleo, por ejemplo.

En cuanto a los posibles informes de revisión del gasto público en esta etapa, la Airef apunta al ámbito medioambiental; el de pensiones; el sanitario; o el de dependencia. A falta de ver qué análisis solicita el Gobierno central, varias comunidades autónomas han pedido ya ayuda para realizar una fiscalización institucional, o en planos concretos como el educativo.

En el caso sanitario, serían los gastos de gestión, personal y material, donde se podría centrar el nuevo análisis, incluyendo la revisión de los conciertos público-privados en este ámbito.

Razón de ser

Se trata del segundo plan estratégico que presenta el organismo, con cierta línea continuista, y “ejes y líneas de actuación ambiciosos pero viables”, según la propia Airef, que irá aterrizando su cumplimiento concreto mediante la publicación de planes anuales.

En cuanto a los ejes estratégicos del organismo están la supervisión; la sostenibilidad de las cuentas públicas; la evaluación y el refuerzo de los principios rectores: eficiencia, transparencia y rendición de cuentas.

“El objetivo es consolidar una institución útil para el conjunto de la sociedad”, exponen desde la Airef, apuntando a los diferentes beneficiarios de su labor. Para las Administraciones Públicas son una suerte de “árbitro” que medida de forma imparcial entre los distintos gobiernos; para las Cortes, una fuente de datos que ayude a tomar decisiones; para el debate fiscal, una voz independiente que aporta análisis y espíritu crítico; y para la sociedad, una herramienta pedagógica para trasladar a la ciudadanía la importancia de unas cuentas públicas saneadas en la economía y el estado del bienestar.

Normas
Entra en El País para participar