AmRest pierde 162 millones y el auditor cuestiona su continuidad como empresa en funcionamiento

KPMG incluye un párrafo de énfasis en el que alerta que además de además de haber incumplido compromisos financieros, el pasivo corriente del grupo excede el activo corriente en 770,8 millones de euros

Un restaurante de La Tagliatella, cadena propiedad de Amrest.
Un restaurante de La Tagliatella, cadena propiedad de Amrest.

El grupo de restauración AmRest, propietario entre otras marcas de La Tagliatella, perdió 162,3 millones de euros en el primer semestre de 2020, en comparación con los 11 millones de beneficios del mismo periodo del año anterior. La firma, hundida por los meses de confinamiento debido a la pandemia del Covid-19, y lastrada por el desplome del turismo y las restricciones para controlar la extensión del virus, obtuvo ingresos por 684 millones, lo que supone una caída del 26,7%.

Además, en las cuentas intermedias e informe de gestión consolidado adjunto, registrado a última hora de este jueves en la CNMV, el auditor de la firma, KPMG, incluye un párrafo de énfasis que cuestiona la continuidad como empresa en funcionamiento. "El pasivo corriente del grupo excede el activo corriente en 770,8 millones de euros a 30 de junio de 2020. Esta situación indica la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento", indica.

A pesar de ello, la empresa explica en el informe de gestión que el consejo de administración ha analizado la situación del grupo en el contexto del Covid-19 "en lo concerniente a la posición de liquidez, situación financiera y garantía de la continuidad de las operaciones" y que "valora la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento durante el futuro próximo, es decir, durante un periodo de al menos (pero no limitado a) doce meses", desde la fecha de cierre. 

En el mismo párrafo de énfasis, el auditor señala que precisamente debido a la crisis del Covid-19 AmRest ha incumplido varios compromisos con la banca (covenants) estipulados en el préstamo de financiación sindicada, por lo que dicho préstamo debió reclasificarse como pasivo corriente. El incumplimiento se refiere al objetivo de la relación deuda neta-ebitda del primer trimestre de 2020 (el compromiso era alcanzar una relación de deuda de 3,5 veces el ebitda frente al 5,37 registrado en el segundo trimestre). No obstante, detalla que "a 1 de septiembre de 2020 el grupo ha recibido una autorización de las entidades financieras para el incumplimiento" de ambos trimestres.

El grupo gestiona a nivel global 2.318 establecimientos (entre propios y franquiciados) bajo marcas como La Tagliatella, Bacoa, Blue Frog y Sushi Shop, pero también en calidad de máster franquiciado con las enseñas Burger King, Pizza Hut y Starbucks. A cierre de junio, más del 90% de los establecimientos propios y franquiciados del grupo estaban operativos.

Según el informe semestral, las empresas de AmRest en España han tramitado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que afectó a 3.288 empleados. Conforme al ERTE, los empleados siguen contratados por AmRest con el salario suspendido y, al mismo tiempo, reciben una prestación por desempleo de las autoridades sociales de hasta el 70% de su salario normal. A cierre de junio de 2020 el ERTE cubre a 1.957 empleados.

Además, ha detalla que algunas filiales españolas y francesas han solicitado financiación avalada por el Estado, por la que se le han concedido en total 75 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar