La rendición de Société Générale puede iniciar una ola de M&A en los ETF

La brutal presión en las comisiones obliga a otros aspirantes a ampliar su escala para competir con BlackRock

Frederic Oudea, CEO de Société Générale.
Frederic Oudea, CEO de Société Générale. REUTERS

La venta de fondos de Société Générale podría impulsar más fusiones y adquisiciones. El banco francés se prepara para vender su unidad de gestión de activos Lyxor, que controla alrededor de una décima parte del mercado europeo de fondos cotizados en bolsa de seguimiento de índices. La brutal presión en las comisiones implica que otros aspirantes deben ampliar su escala para enfrentarse al líder del mercado, BlackRock.

Salir de los ETF, una de las pocas áreas de crecimiento de los servicios financieros europeos, puede sonar extraño, pero tiene sentido para el atribulado consejero delegado del banco francés, Frederic Oudea. En agosto informó de una pérdida neta de 1.600 millones de euros en el primer semestre, y nuevas amortizaciones por una probable segunda ola de Covid-19 podrían poner en duda el objetivo del 12% del ratio de capital ordinario del banco.

Berenberg considera que la unidad Lyxor, que tiene 132.000 millones de euros de activos bajo gestión, podría alcanzar unos 1.300 millones de euros. Los ingresos también podrían ayudar a financiar una revisión de la unidad comercial del banco, que genera pérdidas.

No faltarían compradores potenciales. Lyxor representa alrededor del 8% del mercado europeo de ETF, según los datos de Morningstar, y podría atraer a Amundi, la unidad DWS de Deutsche Bank o UBS. Y los ETF han tenido un año decente, a pesar de la agitación del mercado de valores, a medida que más clientes cambian de fondos activos a seguidores pasivos. 

Las extraordinarias entradas durante el segundo trimestre hicieron que la clase de activos aumentara un 16% intertrimestral hasta alcanzar los 903.000 millones de euros en total, y los analistas de Morningstar predicen que los activos del sector se duplicarán para 2024.

Sin embargo, una venta también ejercería presión sobre otros gestores de ETF. Aunque el sector está creciendo rápidamente, también se está volviendo menos rentable, a medida que grupos como BlackRock y Vanguard bajan las comisiones. La comisión media de los ETF basados en acciones globales ha caído un cuarto desde 2013, según Morningstar, hasta 30 puntos básicos.

Y el mercado europeo sigue estando muy fragmentado: después de BlackRock, que tiene una cuota de mercado del 45%, las siguientes dos quintas partes se dividen entre seis proveedores. Con el tiempo, a medida que más activos se desplacen hacia los grandes actores, los grupos más pequeños tendrán que invertir más en tecnología y recortar los precios para seguir siendo relevantes.

Oudea bien puede ser reacio. En 2015, vendió la totalidad de su participación del 20% en Amundi durante la oferta pública de venta de esta última. Desde entonces, sus acciones han subido un 30% mientras que el valor de mercado de SocGen se ha contraído casi tres cuartos, según los datos de Refinitiv. Aun así, salir de los ETF antes de que las cosas se pongan aún más difíciles sería una decisión inteligente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías