Finanzas

El BCE suaviza las exigencias sobre capital de los bancos de la eurozona

No tendrá en cuenta los depósitos en bancos centrales a la hora de calcular los activos totales

Logotipo del BCE en su sede de Fráncfort.
Logotipo del BCE en su sede de Fráncfort. REUTERS

El BCE ha anunciado hoy un cambio excepcional en el cálculo de los ratios de capital que exige a los bancos de la zona euro, que aliviará la presión sobre las entidades en plena pandemia. Así, ha anunciado que excluirá del cómputo del ratio de apalancamiento (leverage ratio) los activos de las entidades los billetes y monedas y los depósitos en bancos centrales.

Al reducir los activos totales, las entidades financieras tienen más margen para operar sin necesidad de reforzar su capital. El BCE estima que la medida permitirá que el ratio de apalancamiento actual, un 5,36% para la media de las entidades de la eurozona, subirá 0,3 puntos porcentuales a consecuencia de este cambio, librando 73.000 millones de capital para el sector.

"La situación provocada por la pandemia, la necesidad de un alto grado de acomodación de la política monetaria, y la fragilidad de las economías de la zona del euro y del canal de transmisión de la política monetaria justifican la opinión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) de que existen circunstancias excepcionales que justifican la exclusión temporal, hasta el 27 de junio de 2021, de determinadas exposiciones frente a los bancos centrales del Eurosistema del cálculo de las medidas de exposición total de las entidades".

El ratio de apalancamiento es la relación entre el capital de nivel 1 de cada banco dividido por la exposición total, incluyendo activos en balance y fuera de balance. A diferencia de los ratios de capital más comúnmente utilizados, tiene en cuenta todos los activos sin ponderar por riesgo.

La relajación de este criterio de capital fue propuesta por la Comisión Europea en abril, pero no se ha hecho efectiva hasta ahora. Cuando fue propuesta, las  acciones de los bancos subieron, pero hoy el impacto es prácticamente nulo. La medida afecta a entidades como Deutsche Bank, con 134.000 millones de efectivo y depósitos en bancos centrales a cierre de 2019.

Este ratio debe estar por encima del 3%, si bien se trata de una exigencia que no estará en vigor hasta junio del próximo año, es decir, el alivio proporcionado solo afectará a los ratios que ya deben publicar las entidades. Así, cuando el ratio sea de obligado cumplimiento el cálculo se hará conforme a la normativa habitual. No obstante, supondrá un alivio para las entidades que van más justas de capital a la hora de publicar sus cuentas (donde están obligadas a informar).

El BCE añade, no obstante, que los bancos de importancia sistémica sí se podrán beneficiar de forma inmediata. Estas entidades ya deben tener un nivel de capital capaz de absorber pérdidas del 6% en relación a los activos totales, de los que se excluirían los depósitos en los bancos centrales. La medida afecta, por lo tanto, a BBVA y Santander, los dos últimos bancos sistémicos domiciliados en España.

El BCE, además de relajar los ratios, ha prohibido a las entidades financieras distribuir dividendos este año para reforzar sus planes de capital ante la pandemia. 

Normas
Entra en El País para participar