El acuerdo Fiat-PSA pierde ambición pero también incertidumbre

Reducir el dividendo mejorará el balance del futuro grupo Stellantis, aunque el valor en Bolsa conjunto sea menor

Logos de Fiat y Peugeot.
Logos de Fiat y Peugeot. AFP

La pareja casadera Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y el fabricante de Peugeot, PSA, pueden por fin ir camino del altar. El fabricante de Jeep ha acordado reducir casi a la mitad un dividendo enorme vinculado a su prevista fusión, pero sus accionistas obtendrán más ahorros y acciones en el fabricante de piezas Faurecia. El cambio impulsará el balance del futuro grupo Stellantis y eliminará la angustia que persiste en la operación.

La moderación en la época del Covid-19 tiene sentido en múltiples niveles. Reduciendo a 2.900 millones de euros un pago originalmente previsto de 5.500 millones, Fiat admite lo inevitable: que necesita preservar dinero en efectivo en la pandemia.

También elimina la amenaza de un desafío por parte de los accionistas de PSA a los términos del acuerdo original. Fiat ha estado quemando efectivo en la crisis. Pagarse a sí mismo un gran bonus también habría sido extraño después de haber obtenido un préstamo de 6.300 millones de euros respaldado por el Estado italiano, la mayor ayuda de la crisis para un fabricante de coches europeo.

Los accionistas de Fiat están siendo compensados por otros medios. Según los términos del acuerdo revisado revelado el lunes, PSA distribuirá su 46% de participación en el fabricante de autopartes Faurecia a todos los accionistas de Stellantis, en lugar de solo a los de PSA. Ello significa que los inversores de FCA obtendrán el 50% de esa participación de alrededor de 2.500 millones de euros de valor actual de mercado, o casi 1.300 millones, además de los 2.900 millones de euros de dividendo en efectivo.

Incluso añadiendo las acciones de Faurecia, los inversores de Fiat parecen estar 1.300 millones de euros por debajo del plan de dividendos original. Pero pueden obtener un dividendo opcional de 500 millones más adelante. Y se les ha prometido que su parte de los ahorros anuales valdrá al menos 5.000 millones, más de lo que se había estimado originalmente en 3.700 millones de euros y que ascenderá a unos 35.000 millones una vez que estén gravados y capitalizados.

El rally de las acciones de Fiat del martes refleja en parte el hecho de que sus accionistas podrían haber esperado un golpe más fuerte para hacer subir la bola del acuerdo por encima de la red. Pero también está impulsado por una confianza mucho mayor en su finalización.

A los precios actuales del mercado, el diferencial de la fusión entre las dos acciones se ha reducido por debajo del 4% desde casi el 12% anterior al anuncio del acuerdo. Ese es el valor de eliminar una gran dosis de angustia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías