El acuerdo TikTok-Oracle sigue dejando margen a las sorpresas

Washington o Pekín podrían frenar una hipotética venta

Logo de Oracle.
Logo de Oracle. AFP

Quedan más giros en el relato, pese al acuerdo de colaboración entre la red social de vídeos TikTok y Oracle. El propietario chinoe ByteDance ha elegido la empresa de Larry Ellison como “socio tecnológico de confianza” para su unidad en el extranjero de aplicaciones de vídeos cortos, pero cualquier acuerdo que no conlleve a una venta total aumentará las preo­cupaciones de seguridad nacional en Washington D.C. Dada la disparada retórica antichina y la proximidad de las elecciones, los lazos de Oracle con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no son una panacea.

El destino de TikTok se ha convertido en un drama viral. En agosto, Trump emitió órdenes que esencialmente prohibían la apli (aplicación), que tiene 100 millones de usuarios en Estados Unidos, y exigían a ByteDance que se deshiciera de los activos de TikTok en el país. Los legisladores estadounidenses han expresado su preocupación por el acceso de China a los datos de la apli. Microsoft y Oracle estaban entre los interesados. Pero Microsoft dijo el domingo que ByteDance le informó de que estaba fuera de la carrera.

Oracle ofrecía una solución ideal para que ByteDance evitara una venta completa, según Reuters y The Wall Street Journal. Los detalles no han sido revelados públicamente, pero TikTok puede terminar usando las capacidades de nube de Oracle para almacenar datos de Estados Unidos.

La empresa norteamericana también podría tomar una participación en TikTok. Cualquier operación necesitaría la autorización del Comité de Inversiones Extranjeras de Estados Unidos y de Pekín.

El acuerdo propuesto por Oracle no satisface, obviamente, las demandas de los legisladores estadounidenses de una venta completa y una escisión limpia de TikTok de su propietario chino, pero tiene una ventaja: Ellison tiene una estrecha relación con Trump. El fundador de Oracle organizó un evento para recaudar fondos para el presidente este año.

Por supuesto, Trump también ha hecho de ser duro con China una pieza central de su campaña de reelección y es conocido por dar marcha atrás a los acuerdos. En 2018, Pekín pensó que había sellado un pacto comercial con Estados Unidos, pero Trump lo rechazó tras los titulares negativos.

Los usuarios de TikTok que se inscribieron para asistir a un mitin de Trump en Oklahoma en junio sin intención de aparecer (y dejar así las gradas vacías) dieron donde duele al presidente, por su parte.
Pekín también es un factor porque rechaza una venta forzada que haría que la República Popular mostrara debilidad. China llegó incluso a introducir en agosto controles de exportación que se aplican a TikTok para complicar cualquier trato.

La política de ambos lados sigue siendo un comodín que podría cambiar el destino de la apli.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías