Turismo

Globalia pide al Gobierno que la rescate con una inyección de 400 millones

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia Pablo Monge
Juan José Hidalgo, presidente de Globalia Pablo Monge

Globalia ha pedido 400 millones de euros al fondo de rescate de empresas estratégicas para recapitalizarse tras la caída de la actividad por la pandemia, han informado hoy a Efe fuentes empresariales, que añaden que la petición está siendo analizada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

La operación podría ayudar a desbloquear la compra de Air Europa (de Globalia) por parte de Iberia, pactada en noviembre pasado en 1.000 millones de euros, acuerdo que en esos términos y el contexto actual -con la crisis de la covid de por medio-, "carece de sentido" según el consejero delegado de Iberia, Luis Gallego.

Así lo dijo en la pasada presentación de resultados trimestrales, el 31 de julio, cuando confió en tener una solución "a favor o en contra" de la fusión antes de que acabara este año.

Entonces Gallego salió al paso de las especulaciones sobre la posibilidad de que Iberia acudiera al fondo creado de 10.000 millones de euros creado por el Gobierno para acudir en ayuda de empresas estratégicas en apuros a causa de la pandemia y que será gestionado por la SEPI.

Fue entonces cuando anunció una ampliación de capital de IAG por 2.750 millones de euros, cantidad que esperan sea suficiente para recapitalizar el grupo, que en el primer semestre del año perdió 3.806 millones de euros por la paralización de la actividad para frenar la pandemia.

Precisamente mañana, martes, la junta de accionistas de IAG -grupo en el que están integradas además de Iberia, British Airways, Vueling y Air Lingus- aprobará esa ampliación de capital.

El fondo de rescate busca dar oxígeno a sociedades solventes pero afectadas por la epidemia del COVID-19, que tengan la condición de estratégicas para el tejido productivo nacional o regional.

Las empresas que lo soliciten deben presentar un plan de viabilidad con objetivos medibles de previsiones de negocio y la situación patrimonial y financiera de la compañía.

Las operaciones de apoyo público, con un importe mínimo de 25 millones de euros por beneficiario, se harán mediante préstamos participativos, deuda convertible, suscripción de acciones, participaciones sociales o cualquier otro instrumento de capital.

Si antes de cinco años las empresas beneficiarias no han reembolsado al menos un 40 % de la ayuda tendrán una penalización del 10 % y si pasados 7 años no han reembolsado todo, la "multa" será del 10 % sobre la participación viva en ese momento. Para las sociedades cotizadas los plazos se rebajan en un año, es decir, cuatro años y seis años.

Las aportaciones se podrán conceder hasta el 30 de junio de 2021, deberán ser compatibles con la regulación del mercado interior europeo y las superiores a 250 millones deberán notificarse a la Comisión Europea.

Las normas del Fondo impiden que las empresas beneficiarias lleven a cabo políticas de expansión comercial agresivas, que distribuyan dividendos entre sus accionistas y que sus directivos cobren "bonus" o cualquier retribución variable al menos hasta la devolución del 75 % de la ayuda.

El Gobierno, a través de SEPI, tendrá "derechos especiales" sobre determinadas decisiones estratégicas para asegurar la adecuada asignación de las aportaciones a cargo del fondo, para lo cual firmará con las empresas un Acuerdo de Apoyo Financiero Público Temporal así como un acuerdo de accionistas.

Además la división hotelera del grupo turístico Globalia, Be Live Hotels, y la cadena BlueBay estudian fusionar sus negocios, lo que sumaría cerca de 100 establecimientos y más de 21.000 habitaciones, la mayoría de categoría 4 y 5 estrellas, en más de 15 países.

Air Europa obtuvo a mediados de mayo un crédito de 140 millones de un sindicato de bancos, avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Normas
Entra en El País para participar