CaixaBank arrancó la fusión con su mejor canje histórico frente a Bankia

Con una acción del banco de La Caixa se compraban más de dos títulos de su rival en junio

CaixaBank Bankia pulsa en la foto

CaixaBank arrancó los contactos con Bankia en el momento bursátil más favorable para ella. En mayo y junio, por el precio de una acción del banco con sede en Valencia podían comprarse más de dos títulos de su rival. La relación de fuerzas era la más descompensada de la historia bursátil de ambas entidades. La mayor subida de Bankia el pasado viernes, que se disparó un 32,9% frente al 12,4% de su posible socia, suaviza la ventaja a 1,48 acciones de Bankia por cada una de CaixaBank.

Los contactos para crear el gigante español –el balance nacional sería de unos 650.000 millones, frente a los 420.000 de BBVA y los 356.000 millones de Santander– arrancaron cuando más ventajosa era la fusión para la entidad que dirige como consejero delegado Gonzalo Gortázar. El 29 de mayo se llegó a un nivel nunca visto en la balanza bursátil de ambas entidades. La ecuación de canje era de 2,12 acciones de Bankia por cada una de CaixaBank (véase gráfico). La ratio se mantuvo en el entorno de 2 hasta mediados del pasado mes de julio, cuando los contactos estaban más que iniciados.

CAIXABANK 2,21 1,19%
BANKIA 1,50 1,25%

Los consejos de administración de ambas entidades están convocados a mediados de septiembre para aprobar la operación. Aún se desconoce la ecuación de canje en la fusión, que incluirá una prima para los accionistas del banco controlado por el Estado, según publicó CincoDías en su edición online el pasado viernes. Pero la situación de partida era muy desequilibrada a favor de CaixaBank. En los últimos cinco años, con una acción de CaixaBank se han podido comprar, de media, solo 1,15 títulos de Bankia.

La operación no se hará en efectivo, sino que será un intercambio de papeles, al igual que ocurrió en las fusiones de Banco Santander con Banco Central Hispano y de BBVA con Argentaria, ambas ejecutadas en 1999. No habrá, por lo tanto, desembolsos de dinero contante y sonante, pero sí una ampliación de capital de CaixaBank para efectuar el canje que finalmente se proponga.

Bendición

El mercado ha dado su bendición absoluta a la integración. Ambas entidades subieron el viernes, pero la Bolsa ya descontó que el objetivo es tratar mejor a los accionistas de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, que se disparó casi un 33%, frente al 12,4% que subió la que preside Jordi Gual, en línea con la prima del 20% a favor de Bankia que se maneja para la operación.

Esta dispar reacción suavizó el desequilibrio entre ambos títulos, hasta los 1,48 de Bankia, que cerró con un valor total de 4.200 millones de euros, por cada uno de CaixaBank (con 12.200 millones de valor total).

Con las últimas capitalizaciones encima del tapete, La Caixa tendría el control del 30% del grupo fusionado y el Fondo de Reestructaración Ordenada Bancaria (FROB), el 16%. En términos generales, los accionistas de CaixaBank tendrían el 75%, y los de Bankia, el 25%. Estos porcentajes hubieran sido del 55% y del 45%, respectivamente, en marzo de 2014, cuando la entidad controlada por el Estado valía cerca de 19.000 millones de euros y CaixaBank, unos 23.000.

CaixaBank es uno de los bancos que menos ha sufrido en Bolsa en este año fatídico para las entidades financieras. Cae un 27,7%, frente a los abultados descensos de Santander (-48,9%), BBVA (-48,7%), Sabadell (-64,2%) y Bankinter (-30,9%). Bankia, tras la espectacular subida del viernes, se deja lo mismo que su posible pareja, un 27,7%, pero antes de conocerse que se estaba cociendo la operación se hundía un 45,6%. Las posiciones de control de La Caixa y del FROB y lo avanzado de las negociaciones hacen prever que la boda se llevará a cabo salvo sorpresa de última hora, según los analistas. La información suministrada a la CNMV revela que el posible acuerdo está próximo.

Corrección solicitada

El supervisor de los mercados obligó incluso a que Bankia corrigiera la información privilegiada que envió el jueves por la noche al supervisor. Discrepaba de la notificada por CaixaBank. La entidad en la que José Sevilla es el consejero delegado informó en un primer momento del “carácter preliminar” de las negociaciones, mientras que CaixaBank en ningún momento empleó ese adjetivo. Bankia envió una nueva nota, ya sin ese matiz del “carácter preliminar”, el viernes, 35 minutos después de que abriera la Bolsa.

Los asesores de CaixaBank son Morgan Stanley y Deloitte, mientras que Rothschild y EY trabajan para Bankia.

Los inversores extranjeros tendrán el 30% del capital

  • Accionistas. CaixaBank contaba a cierre de junio con 579.928 accionistas y Bankia, con 173.082. Sumarían unos 753.000 entre ambas, si bien la cifra será menor, puesto que hay inversores con ambas entidades en cartera. La entidad seguirá bajo el control español, debido a las participaciones de CriteriaCaixa y del FROB, con un 46% en conjunto. Pero los inversores institucionales extranjeros tendrán alrededor del 30%. Ahora, el capital del banco de origen catalán en manos de fondos y otros institucionales foráneos se sitúa en el 33,1%. En Bankia representan el 21,8%. Los pequeños accionistas alcanzarían en conjunto el 20%, mientra que las gestoras de fondos de inversión y de pensiones españolas controlarían un 4%.
  • Sinergias. En GVC Gaesco estiman que las sinergias de la operación serán de unos 900 millones de euros anuales, “con un valor actual neto estimado de unos 6.200 millones de euros después de impuestos”. “Los cargos de reestructuración podrían ascender a unos 1.800 millones, por lo que la creación de valor sería de unos 4.400 millones”, señala el departamento de análisis de la entidad en una nota para sus clientes.
Normas
Entra en El País para participar