Mercado laboral

España logra crear empleo en agosto, pero la recuperación pierde fuelle

Con estos datos desde abril se suman más de 333.000 nuevos cotizantes al sistema, pero aún quedan por recuperar unos 600.000 empleos destruidos por la pandemia

Paro agosto Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La vicepresidenta económica Nadia Calviño había adelantado que los datos de empleo de agosto iban a ser buenos. Si bien es mejora no es tan abultada como se podía esperar. El mes pasado la Seguridad Social ganó 6.822 nuevos afiliados, según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. No obstante, aunque es la primera vez de la serie histórica que se crea empleo en agosto, esta ganancia de ocupados supone cierta ralentización si se compara con los más de 161.000 afiliados ganados en julio.

El creciente número de rebrotes de contagiados por Covid-19 por toda España y las nuevas medidas restrictivas que se han ido adoptando por las administraciones para intentar frenarlos están, sin duda, detrás de esta pérdida de fuelle en la esperada recuperación del mercado laboral.

Es cierto, como resalta el Gobierno, que la creación de empleo en términos de Seguridad Social es algo que no ocurre nunca en agosto, cuando el fin de la temporada de verano arroja siempre pérdida de afiliación. De hecho, en todos los años de la serie histórica se ha destruido empleo en agosto y hay que remontarse a 2005 para encontrar la menor pérdida de afiliados que fue de 95.000.

En cualquier caso, con estos datos, el sistema habría recuperado desde abril un promedio  333.709 afiliados de los más de 900.000 que perdió entre el 12 de marzo y el 31 de abril, por lo que aún quedarían por recobrarse unos 600.000 empleos arrollados por la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia de Covid-19. Aunque si la comparativa se hace con datos a final de mes, la recuperación de empleos entre el 1 de mayo y el 31 de agosto, sería inferior, de apenas 195.000 trabajadores, el 20% de la afiliación perdida. De cualquier forma, en comparativa interanual, el sistema tiene hoy 527.852 cotizantes menos que en agosto de 2019, lo que representa una caída anual del 2,73%.

Por su parte, el paro registrado subió en 29.780 personas en agosto, aupado por la parálisis de actividad que han supuesto las nuevas medidas restrictivas impuestas por los numerosos rebrotes de la pandemia en los dos últimos meses y que se han intensificado en las últimas semanas. Si bien desde el departamento que dirige Yolanda Díaz, destacan que, el de agosto pasado, ha sido el menor incremento de este indicador desde 2016 y ocho comunidades registraron descensos en su número de desempleados, según el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Es interesante destacar los datos desestacionalizados y corregidos de variaciones estacionales de estos indicadores, que reflejan más claramente la recuperación que están experimentado. Así el dato de afiliación corregido arroja 232.664 afiliados más, lo que supondría n incremento del 1,25%, hasta los 18.796.954, con lo que sería el mayor aumento de la serie. Asimismo, el dato desestacionalizado de paro registrado habría descendido en 34.371 personas en agosto.

El pinchazo en la curva ascendente de la recuperación en el empleo puede observarse también en el fuerte pérdida de 243.000 afiliados registrada en los dos últimos días del mes de agosto frente a los 63.000 perdidos en los dos últimos días del mismo mes del año anterior. Esto hace que el 31 de agosto cerrara con un total de 18.792.376 cotizantes, lo que supuso 82.541 afiliados menos que el 31 de julio (18.673.847). 

Otra de las características de esta tímida recuperación en agosto es que está siendo muy desigual. Así el empleo creado ha sido netamente ocupado por mujeres, con 10.802 afiliadas más y 3.980 cotizantes varones menos durante el mes pasado. Igualmente, la creación de nuevos puestos se concentró en tres sectores: las actividades sanitarias, con 32.795 afiliados más; la hostelería (24.536); y los servicios a empresas y actividades administrativas (12.282 nuevos cotizantes).

Pero todas estas ganancias se vieron fuertemente mitigadas por una pérdida de afiliados en el resto de grandes sectores. Fue el caso de la educación, que perdió 34.147 afiliados en agosto; las actividades de ocio (-8.690), algo que llama la atención en un mes de agosto; y, sobre todo la industria y la construcción, que vieron como se perdían 7.240 y 7.355 puestos, respectivamente. 

El 4% de afiliados aún en ERTE

En cuanto a los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), al cierre del mes de agosto aún había 812.438 personas incluidas en uno de estos expedientes, lo que representa 306.104 personas menos que un mes antes y un 76% menos respecto al máximo del 30 de abril, cuando había 3,4 millones de trabajadores afectados. De esta manera, el 4,4% de los afiliados aún está inmerso en un ERTE, frente a más del 16% que llegó a haber en abril.

El grueso de los empleados en ERTE --663.656 trabajadores-- estaba afectado por un expediente de fuerza mayor; mientras que  165.598 tenían una suspensión parcial y otros 148.782 estaban incluidos en un ERTE por otras causas.

La recuperación del colectivo de autónomos se frenó en seco en agosto, contabilizando apenas 402 nuevos trabajadores por cuenta propia. Si bien, en comparación con hace un año, este grupo vuelve a recuperar las cifras positivas que no registraba desde marzo, registrando un leve avance de 1.608 autónomos más.

Normas
Entra en El País para participar