Celaá reabre el debate sobre el permiso para cuarentenas

Pide una baja laboral por cuidado de escolares confinados; el Gobierno ya descartó una medida similar

Permiso retribuido covid
Isabel Celaá, ministra de Educación.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, aseguró ayer que el Gobierno está estudiando la puesta en marcha de un permiso retribuido o baja para aquellos padres cuyos hijos tengan que guardar cuarentena por la Covid-19. Se trataría de los casos en los que dicha cuarentena no sea provocada por un caso directo en la familia conviviente –lo que ya está cubierto por la Seguridad Social– si no por casos en el centro escolar.

En una entrevista a la Cadena Ser, Celaá recordó que al principio de la pandemia ya se usó la fórmula del permiso retribuido (por la empresa) porque, en caso de tener que guardar cuarentena, “si hay un menor debe estar acompañado de una persona adulta”. “Podría ser una baja por enfermedad o un permiso retribuido, son fórmulas que hemos de articular”, explicó.

Este anuncio supuso abrir la caja de los truenos dentro de los ministerios económicos y entre las empresas, ya que estas últimas serían las que deberían costear el permiso retribuido, mientras que debería ser la Seguridad Social la que lo financiara si se optara por la fórmula de baja médica por incapacidad temporal.

Sin embargo, distintas fuentes gubernamentales consultadas ayer no tenían constancia que estuviera ya en marcha el estudio de este nuevo permiso o baja laboral. De momento, lo enmarcaron dentro de las fórmulas que planteará hoy Celaá a las comunidades en la conferencia sectorial sobre el inicio del curso. Pero las regiones no tienen competencia en esta materia

Al principio de la pandemia fue el propio ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el que anunció una prestación similar a la de la baja médica, ante la posibilidad del cierre de los colegios. Pero su elevado coste hizo desistir a los responsables del Ejecutivo.

Después, con las sucesivas decisiones de confinamiento, el Gobierno optó, cuando se prohibió toda actividad no esencial durante la Semana Santa, por crear un permiso retribuido por las empresas y recuperable (en tiempo de trabajo) por los trabajadores hasta el 31 de diciembre.

Al tiempo, el Ministerio de Trabajo aprobó el Plan MeCuida que establece, entre otras cosas, la prioridad del teletrabajo hasta el 21 de septiembre; el derecho a la adaptación horaria de la jornada; o la reducción de jornada y sueldo proporcional hasta en un 100%. Además de las habituales excedencias por cuidado de hijos o personas ma­yores.

Normas
Entra en El País para participar