Bitex, textiles que acaban con el Covid en dos horas

La empresa alicantina ha lanzado una innovadora línea de tejidos para hoteles, hospitales y residencias que destruye el 98% de los virus

Tejido antivírico Bitex
Colección Acuario 1 de estampación digital sobre base textil reciclada y antivírica.

Es un hecho contrastado que las dificultades agudizan el ingenio y que las crisis vienen acompañadas de oportunidades de negocio. La pandemia del Covid-19 y el confinamiento obligado tras el decreto del estado de alarma obligó a Industrias Bitex, como a tantas otras empresas, a parar máquinas.

Esta pyme textil con sede en Biar, una localidad de interior a solo 45 kilómetros de Alicante, está especializada en la fabricación y distribución de tejidos para la decoración del hogar y el sector contract –equipamiento de colectividades como hoteles, restaurantes, bares, cafeterías, aeropuertos, hospitales, residencias y mobiliario exterior: hamacas, tumbonas, sombrilllas–.

Desde sus instalaciones, que ocupan una superficie de 15.000 m2, salen al mercado, incluido el internacional, más de 4.000 referencias.

Su experiencia en la elaboración y producción de innovadores tejidos con acabados y características especiales –ignífugos, con reverberación, antimanchas–, y con las ventas cayendo en picado, fueron el plus y acicate que necesitaban para dar una vuelta de tuerca más y poner a trabajar desde casa a sus ingenieros en un novedoso proyecto para fabricar telas con propiedades antivíricas.

Este tipo de tejidos han venido para quedarse. Los productos barrera son claves para la contención del virus en sectores con gran afluencia de personas

Miguel Ángel Molina Valdés, consejero delegado de Industrias Bitex

De hecho, Bitex cuenta con una pequeña línea de negocio de productos sanitarios especiales para residencias u hospitales.

La “colaboración financiera de CDTI y la dedicación de nuestros departamentos de diseño e innovación, de I+D y de todos los trabajadores ha sido fundamental para hacer realidad este proyecto en tan poco tiempo: empezamos a trabajar en marzo”, explica Miguel Ángel Molina Valdés, CEO y segunda generación de la empresa familiar alicantina.

Mucho más que telas

“Este tipo de tejidos han venido para quedarse. Una de las claves de contención más eficaces para evitar la propagación de la pandemia es el uso de sistemas y productos barrera que puedan utilizarse en sectores en los que están presentes una gran afluencia de personas”, apunta Molina.

Entre ellos, el asistencial o el turismo, clave en la economía española, que se han visto gravemente afectados. Hoteles, hospitales o residencias están siendo los primeros beneficiados de este “nuevo tipo de textiles especiales frente al coronavirus SARS-CoV2 (causante de la enfermedad conocida como Covid-19), cuyos compuestos son capaces de destruir el 98% de las membranas bacterianas y víricas en menos de dos horas; además, son ignífugos y sostenibles”, detalla.

Tejidos Bitex
Colección de exterior Meteora, hecha con fibra acrílica resistente al sol.

En esta clase de establecimientos es constante el trasiego de personas y los cambios y limpieza de ropa de cama, toallas, manteles, cortinas, tapices, muebles de exterior y otros, por lo que los productos, además de perfectamente higienizados, y ahora más que nunca dada la voracidad de contagio del Covid-19, deben ser resistentes a los continuos tratamientos de lavado o planchado que requieren de diversas temperaturas.

Grandes aliados

En la primera fase de desarrollo, además de CDTI, Bitex contó con el apoyo del Instituto Tecnológico Textil Aitex de la Comunidad Valenciana. Con este centro “realizamos numerosos ensayos con tejidos infectados por diferentes variedades de Covid-19, con resultados muy positivos”, continúa Molina.

Por ello, en la empresa creen que la tecnología que están desarrollando “también podrá tener una gran aplicación en las superficies infectadas por el SARS-CoV2”.

La irrupción del Covid-19 ha provocado un gran cambio en nuestra cotidianidad y en la manera en la que nos relacionamos con los demás. Un tsunami que ha generado “una nueva demanda de productos más específicos a los disponibles en el mercado. Sin duda, a corto plazo se multiplicarán los pedidos de productos reciclados de mayor durabilidad y que, además, tengan propiedades antibacterianas y antivíricas”, prevé Molina.

Tejido antimanchas Bitex
Econature, primera colección reciclada para tapicería antimanchas.

Estos innovadores textiles ya se están comercializando bajo la marca Hygienitex; “que sepamos, somos los únicos que hacemos antivíricos, y hemos ajustado lo máximo posible el precio”, destaca el CEO. Entre el 60% y el 70% de los pedidos con este acabado y características tan especiales irán al sector contract, según sus previsiones.

El proyecto ha contado con un presupuesto global de 424.166 euros, de los que el 85% ha sido aportado por CDTI como ayuda financiera, con una subvención del 20% del importe total a fondo perdido. Esta es la tercera vez que CDTI y Bitex colaboran en un proyecto de tecnología textil.

Radiografía de la compañía

Bitex
La empresa tiene 49 empleados.

Instalaciones. Las modernísimas instalaciones de Bitex ocupan una superficie de 15.000 m2 en Biar (Alicante).

Plantilla. Esta pyme emplea a 49 trabajadores, entre ellos, cinco miembros de los Molina, la familia fundadora, y colabora con numerosos partners y proveedores.

Facturación. La empresa registró unos ingresos de 8,2 millones de euros en 2019 y ha experimentado un crecimiento de entre el 8% y el 10% en los últimos cinco años. Las previsiones para 2020 apuntan a que la facturación alcanzará el 80% de la anotada un año antes.

Exportaciones. Entre el 50% y el 70% de sus ventas se dirigen a mercados internacionales, como Alemania, Reino Unido, Portugal, países árabes del golfo Pérsico y Latinoamérica.

Productos. Disponen de más de 4.000 referencias para elegir con una amplia variedad y versatilidad de tejidos para cortina, visillo, exterior, tapicería y decoración. Casi todas sus colecciones pueden incorporar los innovadores acabados Hygienitex antivíricos y bactericidas.

Líneas de negocio. La principal es el contract, equipamiento textil destinado a colectividades como hoteles, hospitales y geriátricos que requieren unas características técnicas y de funcionalidad específicas. Le siguen la venta a distribuidores, minoristas, tapicerías y fabricantes de muebles.

Tradición, innovación y un espíritu emprendedor que viene de familia

Miguel Ángel Molina Valdés
Miguel Ángel Molina Valdés, CEO de Industrias Bitex.

Los orígenes de Bitex se remontan a 1958, cuando el patriarca de la familia, Miguel Molina Camarasa, entra en el negocio textil “siempre como autónomo”, precisa su hijo Miguel Ángel Molina Valdés, actual consejero delegado, “pero no será hasta 1987 cuando se funde realmente la empresa”, dedicada a la fabricación de tejidos decorativos con propiedades novedosas y singulares y diseños atractivos.

El espíritu emprendedor y la preocupación por la innovación son una constante en la evolución de la pyme. “Va en nuestro ADN y es algo que nos inculcó mi padre: un tesón y una vocación empresarial que a él le sirvió para superar las dificultades de su época y a nosotros para reinventarnos y vencer los escollos de la nuestra hasta convertirnos en una empresa moderna y competitiva”, expone.

Tres generaciones han pasado ya por la firma. Tres de los cuatro hermanos Molina están al frente de la gerencia y dos sobrinos se preparan para un futuro relevo.

En tres décadas se han convertido en un referente en el sector. Desde sus instalaciones, consideradas entre las mejor equipadas del mundo de la tejeduría, y con un parque de maquinaria totalmente actualizado, se realizan desde el proceso de urdido hasta los acabados, pasando por la tejeduría, estampación, calandrado y acabados. “Controlamos todo el proceso de fabricación para poder garantizar una calidad homogénea en el proceso”, indican.

Una trayectoria de éxito que no ha estado exenta de reveses. En 2008 apostaron por especializarse en la fabricación de productos y servicios a medida para el segmento contract a fin de sobrevivir a la crisis de ese año y el auge de las importaciones de textiles asiáticos.

Normas
Entra en El País para participar