Alemania investiga a Porsche por presunta manipulación de motores de gasolina

La empresa defiende que el caso podría afectar a modelos fabricados hace unos años y que no involucraría a su producción actual

Concesionario de Porsche en Bruselas.
Concesionario de Porsche en Bruselas. Reuters

La Oficina Federal de Vehículos a Motor alemana (KBA, por sus siglas en alemán) ha abierto una investigación a Porsche por presunta manipulación de motores de gasolina con el fin de mejorar los datos de emisiones.

Un portavoz de la KBA ha asegurado este lunes que la investigación involucra a propulsores fabricados por la compañía para el mercado europeo antes de 2017. La fiscalía de Stuttgart ya multó el año pasado a Porsche con 535 millones de euros por el dieselgate.

El semanario alemán Bild am Sonntag ha informado de que la investigación se centra en motores desarrollados entre 2008 y 2013, incluidos los de los modelos Panamera y 911, con presuntos cambios ilegales en el hardware y software que podrían afectar los sistemas de escape y a los componentes del motor.

También ha señalado que, aparte de tomar declaración a los empleados, se están buscando pruebas en las actas de las reuniones de la empresa y en cientos de miles de correos electrónicos.

Por su parte, la empresa, del grupo Volkswagen, ha aclarado que los problemas pueden estar relacionados con vehículos que fueron desarrollados hace unos años, y que nada indica que esto afecte a la producción actual de la marca.


Normas
Entra en El País para participar