Construcción

ACS y Acciona, colocadas para una mayor apuesta de Australia por las infraestructuras

El órgano asesor Infrastructure Australia eleva a 38.700 millones de euros la lista de proyectos prioritarios

Un operario muestra la bandera de Australia tras el cale de una tuneladora en el trazado de la línea ferroviaria Metronet, en Western Australia.
Un operario muestra la bandera de Australia tras el cale de una tuneladora en el trazado de la línea ferroviaria Metronet, en Western Australia.

Australia se ha consolidado como el gran destino objetivo, muchas veces inalcanzable, para los grupos europeos de infraestructuras. Un mercado que pone más carne en el asador, en forma de proyección de obra civil, una vez conocidos los devastadores efectos de la primera oleada de la pandemia sobre la economía en todo el planeta.

Infrastructure Australia, órgano asesor del Gobierno, ha actualizado la lista de prioridades del país en materia de inversión en infraestructuras y eleva la cifra de 58.000 millones de dólares australianos (35.127 millones de euros), hecha pública en el informe del pasado mes de febrero, a un nuevo reto inversor de 64.000 millones de dólares (38.761 millones de euros).

Recesión asegurada tras 29 años de crecimiento

Sectores. Antes de la crisis, la construcción ocupaba el sexto lugar por aportación al PIB australiano, con un peso del 7,3%. Por delante figuran la minería (10,9%), servicios financieros (9,5%), la vivienda (8,8%), salud (7,9%) y los servicios profesionales (7,4%).

PIB. El país se enfrenta a su primera recesión en 29 años. Los graves incendios forestales ya hicieron decrecer el PIB un 0,3% hasta el mes de marzo. Su banco central estima una caída del 6% para este 2020 y una recuperación del 5% en 2021.

Empleo. La autoridad monetaria asegura que se está produciendo una recuperación gradual del PIB en gran parte del país, “tras la mayor conmoción al crecimiento desde la década de 1930”. El desempleo sube hasta el 7% y se espera un repunte del 10%.

ACS y Acciona son las dos referencias españolas más activas en las antípodas, mientras que otras como Ferrovial o Sacyr no dejan de mirar de reojo a un mercado intensivo en demanda de nuevas infraestructuras y en el que cuentan con referencias.

El grupo que preside Florentino Pérez es fuerte especialmente en infraestructuras de transporte, minería y servicios, mientras que Acciona compite en obra civil, renovables y gestión del ciclo del agua.

Infrastructure Australia, órgano creado en 2008 como asesor independiente de la Administración, tiene su papel definido en la Ley de Infraestructuras de ese mismo año. Entre sus labores se incluye la creación de un informe anual con el listado de obras prioritarias, la mayor parte de ellas presentadas por los Estados para su examen. En este agosto, la crisis generada por el Covid-19 ha motivado una excepcional actualización al alza en el número de proyectos, pasando de 147 a 155 las propuestas de inversión.

La lista se ha convertido en todo un punto de referencia para la planificación de actuaciones en el país al acompañar cada proyecto con un análisis de su viabilidad y un estudio de rentabilidad social y económica.

Crisis encadenadas

La directora ejecutiva de este ente asesor, Romilly Madew, argumenta que la apuesta del país por elevar la inversión responde al desafío de remontar una serie de crisis consecutivas, motivadas por la inundaciones, sequías, incendios forestales y, en este momento, la pandemia del Covid-19.

“Nos estamos moviendo rápidamente para identificar inversiones que mejoren la productividad; se trata de expandir la cartera de proyectos para mantener el crecimiento de la economía, ayudar a la creación de empleo y atraer inversiones”. La directiva ha alentado a las distintas Administraciones a seguir identificando posibles obras que lideren la recuperación económica y del empleo.

Si el informe para este 2020 hacía especial hincapié en la gestión del agua, el tratamiento de los residuos, la prevención de inundaciones en zonas de costa y el mantenimiento de carreteras, la actualización de este mes de agosto incluye dispares iniciativas. Entre ellas, la ampliación de la carretera M-12 en Nueva Gales del Sur por unos 1.100 millones de dólares australianos; mejoras en la red de carreteras regionales de Queensland, o la ampliación de la línea ferroviaria Metronet en Western Australia. Cada uno de los proyectos se mantiene en la lista de prioridades hasta que es licitado.

Al cierre del primer semestre, ACS debe al mercado australiano un 16% de sus ventas (consigue 18.337 millones hasta el 30 de junio) y un 26% de su cartera de casi 76.000 millones. Su filial local, Cimic, suele ser el rival a batir en cualquier concurso.

Acciona, por su parte, tiene instalados 435 MW renovables en el país, opera concesiones como la circunvalación de Toowomba o una línea de tranvía en Sidney, y cuenta con distintas referencias en la gestión del ciclo del agua.

Normas
Entra en El País para participar