El Ibex cae un 1,16% tras el aumento de restricciones mientras el oro se refuerza

El euro se mantiene en zona de máximos ante el dólar y el oro sigue su ascenso ante el avance de los brotes mientras el Nasdaq supera los 11.100 puntos

Agentes de bolsa trabajan en la Bolsa de Nueva York, Estados Unidos.
Agentes de bolsa trabajan en la Bolsa de Nueva York, Estados Unidos. EFE

Los mercados pierden tracción y retroceden tras la mejora de comienzos de agosto. El Ibex cayó un 1,16% y perdió el soporte de los 7.000 puntos. Así, las Bolsas dejan atrás el comienzo prometedor de agosto que llevó ayer a Wall Street a cosechar amplias ganancias gracias a los avances en las vacunas contra el coronavirus y la perspectiva de nuevos paquetes de estímulo. Estas no han tenido recorrido este jueves, ni en Asia (cuyos mercados estaban más preocupados por la economía y la tensión entre Pekín y EE UU) ni en Europa. Al contrario, los controles cada vez mayores de los países para poner coto a los crecientes brotes de Covid-19 tiraron a la baja de los mercados.

El Ibex transcurrió la jornada en negativo y, pasada la media sesión, llegó a caer más del 1,5%. Tras la apertura casi plana de Wall Street (caídas del 0,1%), el selectivo español mantuvo los descensos. Amadeus (1,62%), Naturgy (0,53%) y Aena (0,34%) fueron los únicos valores que escaparon de los números rojos. Las posiciones más rezagadas las ocuparon Telefónica (-3,92%), IAG (-3,73%) y Repsol (-3,66%). Las principales bolsas europeas cayeron, en línea con la española. Al otro lado del Atlántico, no obstante, se impusieron finalmente las ganancias y el Nasdaq logró un nuevo máximo histórico tras conquistar los 11.100 puntos.

El buen dato de pedidos industriales en Alemania no ha permitido aliviar las malas vibraciones del mercado, alerta ante los rebrotes del virus en varias economías del continente. Además, un buen número de firmas como Lufthansa, Siemens, Axa o Adidas han dado cuenta hoy del severo impacto del virus en sus cifras.

Mejor lectura que las cuentas de resultados han arrojado las peticiones de subsidios por desempleo en EE UU, que han bajado más de lo esperado por los analistas, hasta su nivel más bajo desde el inicio de la pandemia. Además, lo han hecho de forma generalizada en casi todos los estados del país, una señal de la mejora que vive el mercado laboral norteamericano. Las peticiones bajaron la semana pasada en 249.000, hasta los 1,19 millones.

En Asia, el Nikkei se dejó un 0,5%, con mayores caídas para el Hang Seng y el compuesto chino CSI 300. El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, ha pedido retirar de las plataformas estadounidenses de descarga aplicaciones chinas, que 'apps' estadounidenses no desarrollen versiones para teléfonos Huawei y que firmas americanas no usen servicios de computación chinos. La iniciativa, llamada "red limpia", eleva la tensión entre las dos primeras economías. La próxima semana se reúnen las delegaciones comerciales, y movimientos de este calado invitan al pesimismo a los inversores, pendientes de una guerra arancelaria.

Por su parte, en Washington se multiplican los contactos para un nuevo paquete de rescate ante la elevada incidencia del coronavirus en EE UU y su impacto económico. Una combinación de factores que está jugando en contra del dólar. La divisa estadounidense, hace meses refugio en las sesiones complicadas, cotiza en mínimos de dos años contra el euro, tocando ayer los 1,19 dólares por euro. Hoy está en 1,184.

El empeoramiento generalizado de la tasa de contagiados, que vuelve a ganar ritmo en Europa y en América, ha elevado las restricciones de algunos países. Francia ha añadido a Aragón a sus recomendaciones de no viajar y Alemania ha decretado PCR obligatorias a quienes lleguen de zonas de riesgo. Esa incertidumbre por los brotes ha reforzado al oro, activo refugio por excelencia: los futuros cotizan a 2.050 dólares la onza y se revalorizan este año cerca del 40%.

En el mercado de deuda, la salida de fondos de la renta variable permite caídas del rendimiento, sin que se muevan las primas de riesgo. Los bonos de España, Alemania y EE UU caen entre dos y tres puntos básicos. El Tesoro ha celebrado, además, subasta de deuda a tres, siete y 10 años (además de 10 años indexadas a la inflación) con buena respuesta de los inversores y caída de los tipos de interés en la colocación a 10 años. La prima de riesgo española baja un punto básico, hasta los 81.

Mientras, el petróleo Brent se mantiene estable, algo por encima de los 45 dólares, y el Texas cede un 0,6%, lo que le hace perder los 42 dólares por barril.

Normas
Entra en El País para participar