Unicaja: respaldo a hogares, pymes y autónomos

Anticipación para adecuar los servicios a las necesidades de ciudadanos, empresas e instituciones

Oficina de la entidad en plena pandemia.
Oficina de la entidad en plena pandemia.

La prestación de servicios financieros ha sido una de las actividades esenciales durante el estado de alarma, de ahí que Unicaja haya continuado su trabajo a través de sus distintos canales y haya potenciando y recomendado, en línea con las estipulaciones sanitarias, el uso de los medios y canales electrónicos como cajeros automáticos, banca digital (web y app) o pagos con tarjeta, además de la atención a través del servicio telefónico y de sus perfiles en redes sociales, conservando siempre, no obstante, la cercanía con los clientes.

De hecho, durante el confinamiento se ha mantenido operativo en torno al 80% de la red de oficinas, “lo que nos ha permitido asegurar el acceso de nuestros clientes, en todas las áreas geográficas, a sus servicios bancarios con la mayor normalidad posible, siempre con las medidas necesarias para preservar su seguridad”.

Unicaja considera vital intensificar las sinergias
entre los sectores público y privado

Desde la entidad con sede en Málaga resaltan que su mayor prioridad ha sido la seguridad y la protección de los clientes y los empleados. En ese sentido, han extendido la aplicación de sistemas de teletrabajo para la gran mayoría de los servicios centrales y, en menor medida, atendiendo a las características de los servicios que prestan, en las oficinas, “si bien en estas se han realizado rotaciones de asistencia para preservar la salud de los trabajadores”, apuntan, y se ha tenido especial consideración con los grupos de riesgo y tenido en cuenta la conciliación familiar.

Además, “el cambio social profundo que se acerca obliga a las entidades financieras a un esfuerzo de anticipación para adecuar sus servicios a las necesidades de los ciudadanos, empresas e instituciones. Existe una convicción generalizada de que nos encontraremos con una sociedad bien distinta cuando la pandemia cese: más avanzada tecnológicamente (con un mayor dominio del teletrabajo y de las compras online), más solidaria, en la que la globalización va a ser objeto de revisión y en la que la demanda de mutualización entre los países de una misma área va a ser creciente”, analizan fuentes de la entidad presidida por Manuel Azuaga.

Así, ven necesario intensificar las sinergias entre los sectores público y privado para atender eficazmente las demandas sociales, apoyando la investigación y respaldando a las pymes y autónomos, ya que son un factor clave en la recuperación.

Un apoyo a empresas y autónomos que les permita facilitarles la liquidez y la flexibilidad necesarias para que puedan superar el efecto de la crisis y acompañarles en el proceso de transformación, acelerado debido al impacto de esta.

Respuesta y atención a la sociedad

Unicaja Banco ha colaborado con bancos de alimentos y ha realizado donaciones de juguetes a menores de casas de acogida y tabletas a residencias de mayores para facilitarles la comunicación con sus familias.

Está dando apoyo y respuesta a las necesidades de particulares, empresas y autónomos, y en especial a los colectivos más vulnerables, con el fin de contribuir a mitigar los efectos de la crisis sanitaria. En este sentido, participa en las medidas de concesión de liquidez y financiación con aval del Estado, de la Junta de Andalucía o de sociedades especializadas como Garántia (SGR) o Iberaval, a empresas y autónomos, y de moratoria de hipotecas y otros préstamos, ofreciendo flexibilidad de pago y financiación, y aplicando exenciones o aplazamientos en el pago de alquileres para personas en situación de vulnerabilidad. Además, ha adelantado el pago de las prestaciones por desempleo y de las pensiones.

Normas
Entra en El País para participar