Finanzas

Economía alarga el plazo para que los banqueros cobren parte del bonus

El 40% del variable del consejo y la alta dirección se deberá diferir cinco años o más

Edificio del Banco Central Europeo.
Edificio del Banco Central Europeo. EFE

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital prevé aplicar normas más estrictas en el cobro de bonus por parte de los altos directivos bancarios, según un anteproyecto de ley que transpone la normativa europea sobre resolución bancaria y que está desde ayer sujeto a audiencia pública. De acuerdo con el texto, los consejeros y alta dirección tendrán que esperar algo más para cobrar el salario variable.

El Ejecutivo ha publicado dos anteproyectos de ley y dos proyectos de real decreto, disponibles hasta el 21 de septiembre en la página web del ministerio. Trasponen las directivas comunitarias que forman parte del paquete bancario, aprobado en mayo del año pasado por la UE.

En cuanto a los bonus, la normativa anterior establecía que al menos el 40% de la retribución variable debe ser abonada en diferido, siendo el periodo de diferimiento de al menos tres años. A partir de enero, el periodo de diferimiento será de cuatro años como mínimo.

Además, “en el caso de los miembros del órgano de dirección y de la alta dirección de entidades importantes por razón de su tamaño, organización interna y naturaleza, dimensión y complejidad ” el plazo será de al menos cinco años. Asimismo, lo que en la normativa anterior eran “criterios” para la remuneración pasan a ser “requisitos”, si bien desde Economía se precisa que la nueva terminología no tiene efectos prácticos.

El Gobierno también ha afinado el espectro de los directivos afectados por estas limitaciones, que ahora afectarán a cualquier empleado con un salario mayor de 500.000 euros (o superior a la media de los consejeros) y cuyas funciones afecten al perfil de riesgo de la sociedad. También están afectados los consejeros, la alta dirección y el personal “con responsabilidades de dirección con respecto a las funciones de control o las unidades de negocio importantes”.

Por el contrario, no estarán afectados por las limitaciones a la retribución variable los directivos de entidades de pequeño tamaño (menos de 5.000 millones de euros en activos) o cuyo salario variable sea menor de 50.000 euros. El Gobierno ha incluido otro apartado indicando que la política de remuneraciones “deberá ser no discriminatoria en cuanto al género, entendida como aquella basada en la igualdad de retribución entre trabajadores y trabajadoras para un trabajo de igual valor”.

En paralelo, otra normativa sujeta desde ayer a audiencia pública habilita a los supervisores para limitar bonus o dividendos para aquellas entidades que no cumplan determinadas exigencias de capital. “Se evitan situaciones en las que distribuciones excesivas de dividendos, recompras de acciones, o

pagos bonus o beneficios de pensión a los directivos”, explica la norma en su exposición de motivos ”que puedan poner en peligro la viabilidad de una entidad que no cumple con los requisitos combinados de colchón de capital evaluados en conjunción con el requerimiento mínimo” de absorción de pérdidas.

‘Bail in’ en lugar de rescate a costa de impuestos

Las normas del “paquete bancario”, aprobadas por la Unión Europea en mayo de 2019, incorporan a la normativa comunitaria los acuerdos sobre requisitos de capital alcanzados en el Comité de Basilea (Basilea III) y también los relativos a la capacidad de absorción de pérdidas fijados en el Consejo de Estabilidad Financiera del G-20.

Mientras los colchones de capital tienen como objetivo aumentar la resistencia del sector ante eventuales pérdidas, la capacidad de aborción de pérdidas busca que las entidades financieras con problemas sean recapitalizadas sin cargo al contribuyente. Igualmente se fijan los pasos para eventuales resoluciones de bancos.

Normas
Entra en El País para participar