La enseñanza en línea de UNIR, inmune al confinamiento

El teletrabajo no fue una novedad para los profesores del centro riojano, pero conllevó la reorganización de la gestión

UNIR clases online
Una estudiante asiste a una clase online de UNIR.

Si un sector ha podido salir airoso de las consecuencias derivadas de la pandemia de Covid-19, este ha sido el de la educación en línea. Y un claro ejemplo de ello es UNIR, la Universidad Internacional de La Rioja, que dicta sus clases 100% online y que pasó de las 300 sesiones impartidas diariamente en marzo a las 425 de abril. “Esa fue la mejor señal de que todo seguía adelante”, subraya el director de operaciones del centro, Óscar Sánchez Meder.

De hecho, con el confinamiento y el auge del teletrabajo, la asistencia a las clases en línea –que los responsables de esta universidad nativa digital definen “ya habitualmente alta”– se ha incrementado. “Los estudiantes tienen ahora más tiempo para verlas desde sus casas en directo u horas después, porque todo queda grabado en nuestro campus virtual”, destaca el vicerrector de ordenación académica, Rubén González.

En UNIR –que cuenta con unos 69.000 egresados en la última década– trabajan más de 3.000 personas, en su mayoría profesores doctores, que imparten clases e investigan desde sus casas. Para ellos, el teletrabajo no ha sido ninguna novedad, pero sí lo ha sido para el personal de administración en las sedes físicas como las de Logroño, Madrid, Quito, Bogotá o Ciudad de México.

Si en marzo impartía 300 clases al día, en abril llegó a las 425

Semanas antes del confinamiento, UNIR creó un comité de emergencia formado por responsables del área académica y de gestión. “En marzo teníamos ya muy claro que la prioridad era la salud tanto de estudiantes como de profesores y personal de gestión”, afirma el rector, José María Vázquez García-Peñuela.

Por ello, UNIR suspendió todas las actividades presenciales cuya realización estaba prevista en sus sedes, como las defensas de los trabajos de fin de máster o grado, seminarios, graduaciones y entrega de títulos, entre otros actos. Además, todos los exámenes finales, que siempre se habían realizado de manera presencial, se empezaron a realizar en línea.

Unas medidas excepcionales

UNIR Ecuador
Reparto de donativos en Ecuador.

• En lo peor de la pandemia, UNIR ofreció becas a estudiantes afectados. “Nadie, por razones ajenas a su voluntad, debería dejar la universidad”, declaró el director, Miguel Arrufat.

• Asimismo, concedió ayudas económicas y de material sanitario y de primera necesidad a personas necesitadas en los barrios más desfavorecidos de las ciudades de La Rioja y en Ecuador.

• La universidad organizó también cursos gratuitos sobre métodos de docencia en línea, destinados a profesores de colegios y universidades españolas y latinoamericanas.

• Lanzó el título gratuito de Gestión Sanitaria y Laboral del Covid-19 y webinarios gratuitos con los representantes de distintos sectores económicos riojanos para impulsar la reactivación.

Normas
Entra en El País para participar