Sucesos

Aumenta a 135 la cifra de muertos por la explosión en el puerto de Beirut

La detonación se produjo en un almacén con material altamente explosivo confiscado desde hace años

Vehículos destrozados tras la explosión en el puerto de Beirut (Libano) este martes.
Vehículos destrozados tras la explosión en el puerto de Beirut (Libano) este martes.

El número de muertos y desaparecidos por la explosión en el puerto de Beirut que el martes sacudió la capital libanesa asciende a 135 personas y el de heridos ya es de más de 5.000, informó este miércoles la Cruz Roja libanesa. "Hasta ahora, unas 4.000 personas han resultado heridas y unas 100 han perdido sus vidas. Nuestros equipos continúan las operaciones de búsqueda y rescate en las áreas de alrededor", aseguró a Efe el portavoz de Cruz Roja, Rodney Eid.

La explosión se produjo en horas de la tarde en un almacén con material explosivo tras un incendio por causas que aún se desconocen. Testigos presenciales indicaron a Efe que hubo rotura de vidrios en viviendas a más de cinco kilómetros de la explosión y que los edificios sufrieron daños de diversa consideración en un radio de más de dos kilómetros.

Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el momento en que se produjo la detonación que provocó una gran nube con forma de hongo elevándose en el cielo y una fuerte onda expansiva que ha afectado a varios barrios de la ciudad y ha provocado daños materiales.

El director de la Seguridad General libanesa, Ibrahim Abbas, afirmó a los medios en una visita al puerto de Beirut que "parece que la explosión ocurrió en un almacén con material altamente explosivo confiscado desde hace años".

"Se ha acordado instalar hospitales de campaña para tratar a los heridos de forma rápida y el Ministerio de Salud establecerá los lugares apropiados" para levantar estos, con la ayuda del Ejército, dijo el ministro libanés de Salud, Mohamed Hasan al término de una reunión extraordinaria del gabinete, según la cadena de televisión local LBC.

Afirmó que las ayudas médicas que están siendo enviadas por varios países árabes y europeos tienen que ser canalizadas a través del Ministerio de Salud y bajo la supervisión del Ejército, cuando lleguen al Líbano. Jordania anunció que enviará el jueves un hospital de campo militar a Beirut completamente equipado para llevar a cabo cirugías, con 160 profesionales sanitarios de todos los ámbitos y casi 50 camas.

En su reunión extraordinaria, el Ejecutivo declaró el estado de emergencia durante dos semanas en Beirut, calificada de "zona catastrófica". Además, anunció tres días de luto oficial a partir del 5 de agosto para honrar a las víctimas de una tragedia que ha sacudido a este pequeño país y ha devastado amplias áreas de la capital libanesa.

Sin causa confirmada

Las causas de las explosiones aún se desconocen, si bien los medios locales han informado de que se produjeron en una zona donde hay almacenes con explosivos. En estos momentos, la principal hipótesis es que las 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en uno de estos almacenes ardieron por las precarias condiciones de seguridad en el lugar.

El director de Seguridad Nacional, Abbas Ibrahim, ha explicado que en el puerto se guardan los explosivos incautados por las autoridades portuarias de Beirut desde hace años, si bien ha insistido en esperar a las conclusiones de la investigación antes de adelantar causas.

El presidente libanés, Michel Aoun, ha anunciado la creación de una comisión de investigación que deberá entregar sus conclusiones en cinco días, así como de una célula de crisis para abordar las repercusiones de lo sucedido. No obstante, el primer ministro, Hasán Diab, sugirió el mismo martes que podría tratarse de una acción deliberada al decir que los responsables "pagarán el precio". "Es una promesa a los mártires y a los heridos", afirmó.

Tanto el puerto como los barrios cercanos han quedado devastados. Las imágenes publicadas por la prensa libanesa muestran un enorme agujero en el lugar de las explosiones, mientras que los edificios aledaños han quedado destrozados. El Palacio de Baabda, sede de la Presidencia, también ha sufrido daños.

Las fuerzas de seguridad han tenido que acordonar la 'zona cero' para evitar que las familias se acerquen a buscar desparecidos, que los residentes en viviendas cercanas vuelvan a sus casas y para impedir saqueos.

Crisis en Líbano

Las explosiones han tenido lugar en un momento en el que país atraviesa una grave crisis económica la peor desde la guerra civil (1975-1990) y se teme que la destrucción ocasionada por las mismas impacte directamente en los trabajos de importación de alimentos y otros productos básicos.

El Gobierno libanés declaró en marzo su primer impago de deuda en la historia del país al decidir que no desembolsará 1.200 millones de dólares (unos 1.015 millones de euros) en eurobonos, cuyo vencimiento de pago se cumple en dos días, en medio de una de las peores crisis económicas que atraviesa el país en décadas.

En este sentido, el Consejo Supremo de Defensa ha ordenado la importación del trigo perdido a causa de las explosiones y que se lleven a cabo preparativos para que el puerto de Trípoli pueda llevar a cabo las actividades de importación y exportación.

Diab hizo recientemente un llamamiento a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) para crear un fondo de emergencias para ayudar a que Oriente Próximo no sufra una grave crisis alimentaria, un extremo que reconoció como una posibilidad.

Normas
Entra en El País para participar