Inmobiliario

Merlin se dispara un 10% ante el eventual interés de Brookfield por comprarla

La socimi ha comenzado a cotizar una hora después debido al desajuste entre las órdenes de compraventa

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties, en una imagen de archivo.
Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties, en una imagen de archivo.

Tambores de operaciones corporativas sobre Merlin, la mayor socimi española. Los inversores apuestan por una eventual opa por parte del fondo canadiense Brookfield, que, según ha publicado hoy Expansión, quiere comprarla. La acción se ha disparado un 9,9%, tras haber permanecido inhibida casi una hora debido al desajuste entre las órdenes de compra y las de venta. No ha habido ningún comunicado oficial sobre esta eventual operación.

MERLIN PROPERTIES 6,69 0,53%

La compañía, presidida por Ismael Clemente, cerró ayer a 6,945 euros por acción y contaba con una capitalización de cerca de 3.600 millones de euros, tras caer más del 46% en lo que va de año. De acuerdo al periódico mencionado, Brookfield se habría acercado ya a algunos de los accionistas de Merlin para tantear su disposición a vender participaciones. En el accionariado de la socimi destacan Santander, con una participación superior al 22%, Manuel Lao Hernández, con más de un 6%, o BlackRock, con casi un 4% del capital.

La socimi es la mayor inmobiliaria española cotizada, con activos por valor de cerca de 13.000 millones de euros, situados en España y una pequeña porción en Portugal. Además, es socio minoritario en Distrito Castellana Norte, la empresa de BBVA y propietaria de gran parte de los terrenos de la conocida como Operación Chamartín, ahora bautizada como Madrid Nuevo Norte. La compañía liderada por Clemente ya intentó hacerse con la mayoría de ese macrodesarrollo urbanístico en la capital, pero las negociaciones con el banco presidido por Carlos Torres se frenaron. La socimi no ha ocultado su interés por crecer en protagonismo en esa operación y Brookfield conseguiría entrar de forma indirecta en este negocio que se desarrollará en las próximas décadas en la ciudad.

Tras la crisis del coronavirus, los ecos de posibles operaciones corporativas que afecten a las socimis resuenan con fuerza en los mercados financieros, debido a la pérdida del valor de la acción. En el caso de Merlin, Brookfield podría ser solo uno de los candidatos que se muestren interesados pero tendrán que llegar a un precio que a Santander, accionista desde 2016 cuando la acción era considerablemente más cara, le pueda interesar vender esta participación no estratégica. En noviembre, marcando máximos, la compañía valía prácticamente el doble, alrededor de 7.000 millones.

La firma canadiense Brookfield es, por su parte, uno de los grandes gestores de fondos del mundo. Controla alrededor de 500.000 millones en activos en todo el mundo, con fuerte presencia en el sector inmobiliario, infraestructuras, capital riesgo, energías renovables y también es dueña de la inmobiliaria Oaktree.

Merlin Properties obtuvo un beneficio neto de 70,9 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un 73% menos que los 262 millones registrados en el mismo periodo del año anterior, debido fundamentalmente a la venta de activos, las reformas en algunas de sus propiedades y la política comercial de incentivos a sus inquilinos de centros comerciales para ayudar a superar la crisis del Covid-19.

Merlin se dispara un 10% ante el eventual interés de Brookfield por comprarla

De hecho, la compañía explica que esta cifra no resulta comparable con el ejercicio anterior debido, precisamente, a los atípicos (los activos vendidos y la menor revalorización de los inmuebles en este año que en 2019) y señala que excluyendo estas variables el beneficio sería de 87,2 millones, un 30% menos.

Normas
Entra en El País para participar