Crónica de Bolsa

El Ibex rebota un 1,42% y roza los 7.000 puntos, pero queda lejos de las alzas europeas

Los datos de PMI europeos, las subidas de Wall Street y la debilidad del euro impulsan las Bolsas europeas

Parqué de la Bolsa madrileña.
Parqué de la Bolsa madrileña. Europa Press

Si hasta el momento la Bolsa española ha demostrado un rendimiento bastante peor que el del resto de grandes índices europeos, la entrada en agosto no parece cambiar la tendencia. El Ibex arrancó la sesión en negativo mientras que sus pares estaban en positivo. Cierto es que el Ibex ha logrado remontar posiciones y ha concluido con un alza del 1,42%, en los 6.975 puntos.

Aun así, el selectivo español ha quedado muy por detrás de las alzas del 2,71% del Dax alemán, del 2,52% del Euro Stoxx 50, del 2,29% del FTSE británico y del 1,93% del Cac francés. El Mib italiano sí ha firmado un comportamiento similar al del Ibex, con una subida del 1,51%. La caída del euro frente al dólar beneficia a las compañías más exportadoras, y estas no son las españolas, salvo excepciones, sino principalmente germanas.

El mayor castigo que está recibiendo la economía española, la incertidumbre de los rebrotes y el desplome del turismo internacional  provocan que el selectivo vaya por detrás. En el año, cae un 26,96%, frente al alza del 4,54% del Dax. El menor rendimiento del Ibex se ha debido en parte a los valores ligados al turismo, con caídas fuertes. Meliá y Ence han sido los farolillos rojos con respectivas caídas del 2,61% y del 2,78%. IAG ha cedido un 1,43%. El podio de las subidas fue para Sabadell (4,95%), CaixaBank (4,67%) y Mapfre (+3,93%). Fuera del selectivo, ha destacado Amper, con una espectacular escalada del 24% tras anunciar un contrato con Navantia.

La sangría de valores turísticos se explica por el dato de llegada de turistas internacionales a España en el mes de junio. La estadística da cuenta de un desplome histórico. La entrada de turistas extranjeros en España descendió un 97,7% en junio en comparación con el mismo mes de 2019, hasta 204.926 turistas, en tanto que el gasto bajó un 98,6%, hasta 133 millones de euros.

Pese a la dureza de la cifra, no todos los datos macro han sido tan negativos. Y es que la actividad del sector manufacturero industrial español volvió al crecimiento en julio por primera vez desde febrero, aunque continuó destruyendo empleo debido a los efectos de la epidemia de coronavirus, según la consultora Markit. El índice IHS Markit PMI se situó en julio en 53,3 puntos, por encima de los 49 de junio y superando ligeramente el umbral de los 50 puntos, que marca la diferencia entre crecimiento y decrecimiento. La reanudación de la actividad tras el confinamiento se tradujo en un aumento de la producción y los pedidos, que se anotaron los mejores datos de creciemiento desde principios de 2018, así como de la demanda exterior y de las compras de las empresas. Con todo, al medir la evolución de la actividad respecto al mes anterior, pese a la mejora los niveles previos a la pandemia aún quedan muy lejos de recuperarse.

Los buenos datos de PMI de Francia, Alemamia e Italia y en general de toda la zona euro han sido un revulsivo para las Bolsas, junto la tendencia alcista de Wall Street al cierre de la sesión en el Viejo Continente. También contribuyen a la subida de las Bolsas gala y germana la debilidad del euro frente al dólar, que cae en torno a un 0,3%, hasta los 1,1741 dólares. Sus compañías exportadoras salen ganando con una moneda única más barata. Al otro lado del Atlántico, la jornada terminó con una subida del 0,89% para el Dow Jones, del 0,72% para el S&P 500 y del 1,47% para el Nasdaq, que se sitúa por encima de los 10.900 puntos.

También se publicó que la actividad industrial de China creció en julio al mayor ritmo desde hace casi una década, según el índice gerente de compras (PMI). El PMI de julio se situó en máximos desde enero de 2011, con 52,8 puntos frente a los 51,2 que marcó en junio. En este índice, que elabora la compañía de información económica británica IHS Markit, un registro por encima del umbral de los 50 puntos supone crecimiento y por debajo, contracción.

La semana llega plagada de citas macroeconómicas de relevancia. El miércoles se publicarán los índices adelantados del sector servicios y compuesto, PMI servicios e ISM no manufacturero de China, Francia, Alemania, Zona Euro y EEUU del mes de julio, además de las ventas minoristas de junio de Francia y la Zona Euro. Asimismo, también se publicarán las cifras de empleo privado del mes de junio por la procesadora de nóminas estadounidense ADP, y que suelen ser un adelanto de las cifras de empleo no agrícola del viernes.

El viernes se publicarán las cifras de empleo no agrícola en EE UU correspondientes al mes de julio, de las que se espera una creación de puestos ligeramente superior a los 2 millones, la mitad de los creados en junio y una disminución de la tasa de paro hasta ligeramente por encima del 10%. Cualquier desviación de las estimaciones, tanto al alza como a la baja, creemos que tendrá un impacto significativo en los mercados de renta variable.

Además, a pesar de que a nivel doméstico ya presentaron sus resultados del primer semestre casi todas las compañías que integran el Ibex 35, la temporada de resultados sigue su curso en Europa y EE UU, presentando en este último esta semana sus cifras trimestrales el 20% de las compañías que componen el S&P 500.

"Una vez más reiteramos que los inversores estarán más pendientes de las previsiones a futuro que comuniquen los gestores de dichas compañías para tener una mayor visibilidad, más que de la comparativa con las estimaciones del consenso, al haber situado éste las mismas en niveles muy bajos", explican desde Link Securities.

Así comienza un mes en el que el volumen de contratación suele caer con fuerza, y eso, unido a que históricamente también se ha mostrado como un mes generador de acontecimientos inesperados, podría formar un cóctel de volatilidad que podría verse especialmente agravado este año. "Nos enfrentamos a agosto en unos niveles de valoración especialmente exigentes, donde la liquidez, el apoyo de los bancos centrales y los estímulos fiscales están siendo el principal apoyo para la renta variable", explican desde MacroYield.

La renta fija estuvo tranquila, con las rentabilidades cayendo. El bono español a 10 años pagaba un 0,33%, frente al 0,34% del viernes, y el italiano al mismo plazo, el 1,071%frente al 1,077%. El rendimiento del bund alemán quedó en el -0,528%, frente al -0,519% del viernes. En Estados Unidos, el treasury una década pagaba un poco más, el 0,559% desde el 0,533%, después de que el fin de semana Fitch pusiera en negativo la perspectiva de su deuda, si bien le mantjuvo la triple A.

En el mercado de materias primas, el petróleo Brent subeun 1,4% y supera los 44 dólares por barril, mientras que el West Texas suma un 1,8% y rompe al alza la cota de los 41 dólares. El oro, por su parte, apenas se mueve, pero sigue en entorno de máximos históricos, en 1.974,9 dólares por onza.

El rendimiento del bund alemán quedó en el -0,528%, frente al -0,519% del viernes. En Estados Unidos, el treasury una década pagaba un poco más, el 0,556% desde el 0,533%, después de que el fin de semana Fitch pusiera en negativo la perspectiva de su deuda, si bien le mantjuvo la triple A.

Normas
Entra en El País para participar