El triple asalto en el mercado brasileño de móviles puede prosperar

Telefónica Brasil, Telecom Italia y América Móvil eliminarían a un competidor, Oi, lo que beneficia a las tres

El triple asalto en el mercado brasileño de móviles puede prosperar

Tres operadoras de telefonía de Brasil han aunado fuerzas para repartirse a un rival más débil. Telecom Italia, Telefónica Brasil y América Móvil ofrecieron el lunes 16.500 millones de reales, o 2.700 millones de euros, por los activos del negocio móvil de Oi, que lleva atascada en un proceso de quiebra desde 2016. La presencia establecida de los tres postores en la nación más populosa de Sudamérica les da ventaja sobre la oferta rival de un grupo privado de capital riesgo, Digital Colony Management.

Este triple asalto en el mercado de móviles es inusual y parece complicado, pero tiene sentido. Cada uno de los tres postores se podría haber tenido que enfrentar a las leyes antimonopolio si hubiera intentado comprar solo la cuota de mercado del 16% que posee Oi. En vez de eso, su plan es repartirse entre ellos el espectro y los clientes del grupo en quiebra. TIM Participaçðes, la tercera empresa de móviles más grande de Brasil, participada por Telecom Italia al 67%, podría recibir hasta el 60% del espectro de Oi, según analistas de Credit Suisse.

Que saliese adelante la compra tendría varias ventajas. Las tres partes eliminarían a un competidor, lo que les permitiría alimentar su cuota de mercado y subir precios, además de recortar los costes operativos. Esto sería más complicado de hacer por parte de Digital Colony, que es relativamente nuevo como proveedor de servicios móviles.

El riesgo más grande es el precio. El consorcio ya tuvo que subir su oferta una vez, cuando Digital Colony se coló en la fiesta sin avisar. El precio actual de 16.500 millones de reales equivale a 2,2 veces los aproximadamente 7.500 millones que generó el negocio de móviles de Oi el año pasado, según una presentación de Telecom Italia. Esto concuerda con los múltiplos a los que cotizan la acción de TIM Participaçðes y la de Telefónica Brasil. Pero el margen ebidta de Oi probablemente ande más cerca del 25% de sus ingresos, según Credit Suisse, muy por debajo de los márgenes de en torno al 40% que tienen sus rivales.

El precio final se fijará en una subasta en octubre. Analistas de Barclays estiman que el valor de mercado de Oi podría llegar hasta los 20.000 millones de reales, después de considerar las sinergias. Aunque eso les da a estos tres amigos circunstanciales algún margen para subir el precio, también está el riesgo de que Digital Colony o incluso otro postor presente una oferta más alta. Por otra parte, Oi podría seguir perdiendo clientes si la pandemia de Covid-19 que arrasa Brasil debilita la demanda de consumo. Si los postores finalmente tienen que pagar más, por lo menos será un esfuerzo compartido.