El gigante de los patinetes eléctricos Lime obtuvo beneficios en su primer ejercicio fiscal en España

La compañía de micromovilidad ganó más 105.000 euros y facturó casi 2 millones

Álvaro Salvat, director general de Lime en Iberia y Latinoamérica, en una imagen de archivo.
Álvaro Salvat, director general de Lime en Iberia y Latinoamérica, en una imagen de archivo.

La compañía de patinetes eléctricos compartidos Lime obtuvo la rentabilidad en su primer año operando en España. Según las cuentas del gigante de la micromovilidad, depositadas recientemente en el Registro Mercantil, en 2018 logró un beneficio de 105.000 euros y una facturación de casi 2 millones de euros. Se trata de los primeros estados financieros que registra en España la compañía de origen californiano y que en realidad solamente recogen las cifras de sus primeros seis meses de actividad, ya que la sociedad se constituyó en julio de 2018.

A cierre de 2018, Lime España contaba con 7 empleados y mantenía cuatro filiales en Latinoamérica: Lime Network, SAS (Colombia), Lime Network, SRL (México), LimeBike Uruguay, SA, y Lime Chile SpA.

Los resultados de la compañía son relevantes, ya que en los últimos meses, antes de que estallara la crisis del Covid-19, otras compañías del sector estaban abandonando el negocio debido a su escasa rentabilidad.

Y es que, a partir del verano de ese año 2018 comenzaron a proliferar compañías de patinetes eléctricos, atraídas por un negocio que ofrecía una reducida inversión inicial y una alta rotación de los vehículos, ya que se encontraban la mayor parte del día en la calle. No obstante, después de que Madrid (que se convirtió en el banco de pruebas nacional de este tipo de vehículos) estableciera una regulación, tanto para los usuarios como para las empresas licitadas, que incluía un límite en el número de patinetes permitido, tanto por barrios como por distritos, muchas compañías no obtuvieron los ingresos esperados y echaron el cierre.

Por su parte, la estrategia de las grandes empresas del sector, con mayor músculo financiero, se ha basado en ir adquiriendo compañías más pequeñas para sumar sus licencias y ganar cuota de mercado. Según explican fuentes, del mercado, la previsión es que de la veintena de empresas que operaban inicialmente en Madrid, finalmente queden unos pocos operadores que cuenten con la cuota de mercado necesaria para obtener la rentabilidad.

De hecho, la propia Lime, sumó a su flota europea los patinetes y bicicletas de Uber, como parte de un acuerdo después de que la compañía de los VTC liderase recientemente una ronda de financiación por unos 157 millones de euros.

"Lime lleva tiempo liderando el segmento de la micromovilidad a nivel mundial y esta nueva ronda es un reconocimiento a nuestro trabajo. A su vez, nos permite seguir manteniendo una estabilidad financiera a largo plazo y sumar el mejor hardware del mercado con las bicicletas de Jump. Dicho esto, somos conscientes de que las empresas que saldrán reforzadas de la crisis no serán las más fuertes económicamente sino las que mejor se adapten al cambio y trabajamos con esa filosofía", señala Álvaro Salvat, director general de Lime en Iberia y Latinoamérica.

Normas
Entra en El País para participar