El aumento de usuarios de Twitter a la larga se impone a la caída de la publicidad

El servicio de la red social a menudo resulta desconcertante para los nuevos miembros, pero se vuelve adictivo una vez que deciden a quién quieren seguir

El aumento de usuarios de Twitter a la larga se impone a la caída de la publicidad

La pandemia perjudica las finanzas de Twitter hoy, pero trae buenas noticias para mañana. Consumidores aburridos acudieron en tropel a la red social de 29.000 millones de dólares durante el segundo trimestre, en busca de noticias sobre las protestas, el Covid-19 y las próximas elecciones en EE UU. La categoría que Twitter denomina “usuarios diarios activos monetizables” escaló un 34% interanual, hasta los 186 millones, durante ese periodo. Eso hizo que subieran los costes. Por otra parte, los anunciantes se apretaron el cinturón, de modo que los ingresos cayeron un 19% en relación al mismo trimestre del año anterior. El resultado ha sido una pérdida de explotación, pero los inversores no deberían preocuparse demasiado.

La razón es que el problema a largo plazo de Twitter siempre ha sido el de atraer nuevos adeptos. Mientras Facebook registraba 1.700 millones de usuarios diarios activos en marzo, la plataforma dirigida por Jack Dorsey de momento se queda en poco más que la décima parte de esa cifra. No estamos comparando dos cosas exactamente iguales en este caso, pero las cifras ayudan a explicar por qué la capitalización bursátil de Facebook es más de 20 veces mayor que la de Twitter.

El servicio de Twitter a menudo resulta desconcertante para los nuevos usuarios, pero se vuelve adictivo una vez que deciden a quién quieren seguir y se van sintiendo a gusto con el rápido flujo de información, humor, insultos y cotilleos. Visto así, el aumento de usuarios supone un plus para el futuro del negocio de Dorsey. Esta es, presumiblemente, la razón por la que los inversores impulsaron el pasado jueves por la mañana el precio de la acción más de un 5%, acercándola a su máximo de 2020, alcanzado en febrero antes de que la pandemia estallase.

Cuando se diluya el impacto del coronavirus, los anunciantes volverán a gastar. Muchos de los nuevos usuarios de Twitter se quedarán. Los hackeos como el de la semana pasada, las campañas de activistas y los debates sobre los contenidos indeseables siempre aportarán un poco de drama, pero a la larga, el aumento de usuarios de Twitter se impondrá a la caída de los anuncios.