Los retrasos tecnológicos de Intel hacen cada vez más mella

El problema es que cada vez es más difícil conseguir cuota de mercado y cada vez es más fácil perderla

Los retrasos tecnológicos de Intel hacen cada vez más mella

En la fabricación de chips, el ser capaz de hacer los procesadores más pequeños y más complejos no solo te da derecho a presumir. Los que pueden hacerlo a gran escala y a gran velocidad disponen de una enorme ventaja financiera con respecto a sus rivales. En cuanto a los demás, acaban como Intel. Tras perder la delantera a raíz de una serie de retrasos y fiascos con los productos durante años, la empresa tecnológica estadounidense anunció el pasado jueves que su próxima generación de chips saldrá con seis meses de retraso, lo que le ha hecho perder casi un 10% de su capitalización de mercado de 255.000 millones de dólares.

Intel sigue beneficiándose del aumento en la demanda de tecnología, sobre todo produciendo los chips que se utilizan en los centros de datos con los que funciona la informática en la nube. La empresa comunicó que había obtenido unos ingresos de casi 20.000 millones de dólares en el último trimestre, y unas ganancias de más de 5.000 millones de dólares, cifras que superan en más de un 20% las del año pasado. Pero algunos rivales como Taiwan Semiconductor Manufacturing tienen actualmente una ventaja, como la capacidad de hacer chips más pequeños.

El problema es que cada vez es más difícil conseguir cuota de mercado y cada vez es más fácil perderla. Apple revelaba el mes pasado que iba a sustituir los procesadores de sus Mac por unos de diseño propio. Y en cuanto a los servidores de los centros de datos, la división de Intel que produce chips para ellos representa la mitad del beneficio de explotación de la empresa. El valor de mercado de su rival Advanced Micro Devices se ha multiplicado por más de 30 en los últimos cinco años porque es más competitivo. Las noticias de los retrasos de Intel han hecho que sus acciones retrocedan un 10% y las de AMD suban un 7% en las operaciones después del cierre de la Bolsa. Los lentos y los que tropiezan pierden la carrera.