Renta fija

El bono español deja ganancias del 7,8% desde mínimos del año

El precio del italiano se dispara el 14,7%, impulsado por el fondo europeo

El bono español deja ganancias del 7,8% desde mínimos del año pulsa en la foto

El acuerdo alcanzado el martes por los líderes europeos se ha convertido en un catalizador para la renta fija, un mercado que en los últimos cuatro meses ha vivido anestesiado por el efecto de los bancos centrales. Los países periféricos con Italia y España a la cabeza volvieron a convertirse a mediados de marzo en la diana de los inversores que empezaron a poner en precio un escenario similar al de la crisis de deuda soberana que vivió la eurozona en 2012. Las rentabilidades de la deuda volvieron a subir con fuerza y el bono español a diez años recuperó el 18 de marzo niveles que no veía desde febrero de 2019.

Sin embargo, la puesta en marcha del programa de compras de deuda frente a la pandemia del BCE, su posterior ampliación en importe (hasta los 1,35 billones) y plazo (hasta mediados de 2021), sumado al anuncio y posterior ratificación de un pacto para la creación de un fondo europeo de recuperación aceleraron las caídas de los rendimientos, llevando a la deuda soberana ya no solo a recuperar parte del músculo perdido sino a entrar en ganancias en el año.

Este es el caso de la deuda española con vencimiento en 2030 cuya rentabilidad se sitúa en el 0,35%, por debajo no solo de los máximos del año (1,22%), sino inferior al 0,469% con que comenzó el ejercicio. La recuperación ha sido progresiva y como señaló el jueves el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, sin las ayudas europeas esto no hubiera sido posible y hubiera complicado seriamente la financiación de España.

Aunque la caída de los rendimientos ha sido paulatina, fue el lunes al calor de los rumores de un principio de acuerdo en la UE, cuando el bono español a 10 años perdió la cota del 0,4% y retornó a niveles previos al estallido de la crisis. A lo largo de la semana las caídas se han ido sucediendo y en niveles intradía el bono español llegó a bajar al 0,31%. En solo una semana los inversores que han apostado por la deuda española han ganado un 0,55% frente a las pérdidas del 1,96% registradas por el Ibex 35 en el mismo periodo. Estas ganancias resultan aún más espectaculares desde los mínimos del año. El bono emitido abril con vencimiento en 2030 y que a día de hoy es la referencia con mayor liquidez se anota un 7,8% desde los mínimos del año. La caída de las rentabilidades y el consiguiente ascenso de los precios tanto en la deuda a diez años como en las referencias a más corto y largo plazo cuentan con el sostén de las compras continuas del BCE, que este año podrían ascender a un total de 120.000 millones de euros en los distintos programas. A esta cantidad hay se sumar los 140.000 millones del fondo europeo para la economía española.

El otro gran beneficiado de las ayudas europeas es Italia, que solo a través del fondo recibirá unos 209.000 millones. Esto ha permitido a la deuda a diez años llegar a caer por debajo del 1%. Estos niveles previos al estallido de la crisis son inferiores al 1,17% de una semana trás y a gran distancia del 2,43% de marzo. En solo una semana la deuda a 10 años de Italia registra unas ganancias del 1,65% frente a las pérdidas del 1,69% del Mib, retornos que desde los mínimos del año alcanzan el 14,71%.

Normas
Entra en El País para participar