MO de Movimiento, la conciencia ecológica y social extrema llega a la empresa

El fundador de la cadena de restaurantes Lateral y el exgerente del hotel Urban abren un restaurante en el que todo responde al concepto de sostenibilidad

Felipe Turell y Javier Antequera, fundadores de Proyectos Conscientes.
Felipe Turell y Javier Antequera, fundadores de Proyectos Conscientes.

La conciencia ecológica y social impregna cada parte de MO de Movimiento, un nuevo restaurante abierto en Madrid en el espacio que ocupaban los estudios de grabación de la Agencia EFE, que antiguamente albergaron el Teatro Espronceda, con un concepto absolutamente rompedor y único. Todo lo que hay dentro del restaurante se adapta a esos estándares de compromiso social: las sillas proceden de las tablas del suelo del antiguo teatro, al igual que las lamparas; los bancos de piedra se han hecho con los escombros de la reforma, la mitad de los empleados son personas en riesgo de exclusión social enviados por tres asociaciones (Fundación Tomillo, Fundación Raíces y Asociación Norte Joven), los alimentos y bebidas son ecológicos, proceden de lugares de proximidad y mayoritariamente de pequeños productores; los uniformes son de segundamano adquiridos a ONGs y los sistemas de calefacción aprovechan el calor residual de los hornos. La suma de todos esos factores ha reducido un 70% la huella ecológica generada para poner en marcha el restaurante.

Detrás de ese proyecto, que ocupa una superficie de 1.000 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, están Javier Antequera y Felipe Turell, dos empresarios de éxito que decidieron dar un giro radical a sus carreras y se han volcado desde 2018 en la creación de Proyectos Conscientes, una compañía a partir de la cual pondrán en marcha iniciativas empresariales con tres prioridades. "Nuestro modelo de negocio se basa en personas, planeta y rentabilidad. Nuestra manera de hacer las cosas es sostenible e integral hasta el extremo, con un proyecto social detrás y además tiene que ser rentable porque es una sociedad privada”, recalca Turell, que ha desarrollado gran parte de su carrera en la cadena hotelera Derby, ocupando los últimos cinco años la gerencia del Hotel Urban en Madrid. "La rentabilidad no es un objetivo, sino el resultado del trabajo bien hecho", remarca Antequera, que fundó y dirigió durante 21 años la cadena de restaurantes Lateral hasta que la adquirió el fondo británico Bluegem en 2017 en una operación valorada en 50 millones de euros.

El próximo proyecto será un hotel en Madrid que reproduzca los mismos conceptos del restaurante

Antequera ha sido el único inversor para la construcción del restaurante e insiste que es un proyecto a largo plazo, como demuestra el hecho de que el contrato de alquiler que han firmado con el propietario es de 20 años. El nacimiento del proyecto ha sido muy convulso al coincidir con la pandemia del coronavirus: la inauguración se produjo el 25 de febrero y dos semanas después tuvo que cerrar por la entrada en vigor del estado de alarma. Reabrió el 26 de mayo y en los dos meses que lleva funcionando ha superado todas las expectativas. "Hemos superado la facturación prevista y las reservas están funcionando muy bien".

Los dos socios fundadores barajaron abrir un segundo local en Madrid e incluso replicar el modelo en otras ciudades, aunque finalmente han optado por llevar el modelo de MO de Movimiento al sector hotelero. “Todo el trabajo que hemos hecho durante los tres últimos años encaja perfectamente con un hotel: los materiales, el personal, la iluminación, la calefacción, los alimentos, la cocina, la formación o las bebidas”, señala Turell.

La ubicación también estará en Madrid, ciudad que consideran ideal para el tipo de cliente cosmopolita que persiguen, incluso por delante de Barcelona. De hecho reconocen que ya están buscando localizaciones en un contexto económico en el que se están produciendo muchas transacciones por la necesidad de algunos propietarios de desinvertir en activos para tratar de recuperar parte de las inversiones realizadas. “La diferencia del hotel con respecto al restaurante es que requerirá de mayor músculo financiero, ya que será necesaria una inversión inicial de hasta 10 millones de euros, por lo que a lo mejor será necesaria la entrada de un fondo que nos acompañe”.

Un precio medio de 25 euros

Capas sociales. Turell destaca que uno de los puntos fuertes del restaurante es que el precio medio para comer es de 25 euros, un precio asequible para Madrid. “Está pensado para que todo el mundo pueda venir aquí, desde el presidente de una gran compañía hasta quien no anda tan sobrado de dinero. Romper capas sociales y huir de un perfil determinado también está en nuestro ADN”.

Coca-Cola o Fanta. Turell destaca que uno de los atributos que valoran los clientes es que no van a encontrar productos tradicionales y sí ecológicos y de productores pequeños. “No encontrarán ni Coca-Cola ni Fanta, pero estoy seguro que no notarán la diferencia con los productos que ofrecemos en carta”.

Normas
Entra en El País para participar