Díaz se abre a extender los ERTE más allá de septiembre

No sería coherente dejar caer el sistema después de una inversión pública "tan grande", afirma la ministra de Trabajo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, esta semana.
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, esta semana.

Ni los agentes sociales, ni los trabajadores, ni la sociedad en general deben tener miedo en caso de que termine el mes de septiembre y siga siendo necesario para asegurar la viabilidad del mercado laboral contar con los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), extendidos por ahora hasta finales del tercer trimestre. Así lo ha asegurado este jueves la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la presentación de la memoria del Consejo Económico y Social de España (CES). "No sería prudente que después de un esfuerzo inversor público tan grande dejásemos caer el sistema si este fuese necesario. Nadie debe tener ningún temor, porque el sentido común debe ser el que guíe la política y las medidas en este caso", ha recalcado Díaz. La decisión final dependerá, en todo caso, de la comisión tripartita laboral, que reune a Gobierno, sindicatos y patronal, como establece el acuerdo de prórroga actualmente vigente.

Entre los sectores en los que se podrían ampliar, Díaz ha citado actividades sociocomunitarias o culturales, además de los que ya había mencionado hasta la fecha, como el transporte aéreo, los hoteles o las agencias de viajes, todos vinculados al sector turístico.

La ministra de Trabajo ha puesto en valor esta herramienta, que ha permitido salvar millones de empleos en los meses más duros de la crisis sanitaria y económica del coronavirus Covid-19, y que también ha servido para que la recuperación sea más ágil y rápida. Así, ha recordado, de aquellos 3,4 millones de trabajadores protegidos por los ERTE, solo quedan bajo este paraguas "un millón escaso de ellos. Causa cierta sorpresa que la reincorporación a los puestos de trabajo sea tan eficaz. Nos indica que las empresas mantienen su actividad y que los trabajadores han conseguido retener su empleo".

Precisamente, el "éxito" de esta herramienta es el que llevó al Gobierno, junto a los sindicatos y patronal, a prolongarla hace un mes hasta el 30 de septiembre. Su ampliación hasta final de año dependerá, dijo entonces Díaz, de la evolución del empleo durante el verano. El gasto para la Seguridad Social de los ERTE entre mediados de marzo y finales de septiembre se situará en una horquilla de entre 10.000 y 11.000 millones de euros, según los cálculos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

La ministra también ha puesto en valor que, en el acuerdo para extender estos expedientes, el Ejecutivo y los agentes sociales incluyesen la posibilidad de que hubiese rebrotes del virus en ciertas zonas del país. Así, los ERTE están siendo vitales a día de hoy "en las ciudades y comarcas que están sufriendo estos rebrotes de contagios", ha asegurado Díaz. En España, según los últimos datos de Sanidad, hay más de 220 focos de contagio, principalmente en Aragón, Cataluña y Navarra, vinculados en buena medida a las campañas de recogida de fruta.

Con todo, atendiendo a la evolución del empleo, y "deseando que la situación sanitaria mejore", ahora "nos encontramos en la fase más compleja y delicada. Estamos en el trimestre más difícil para el empleo y la recuperación económica. Un trimestre que nos va a alumbrar el destino y las pautas que tengamos que diseñar conjuntamente". Una visión que comparte el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos: "Nos enfrentamos a una recuperación gradual de la economía, que todavía es incompleta y desigual, y está sujeta a elevadas incertidumbres", ha señalado, a la vez que ofrecía algunas pautas necesarias para afianzar la recuperación.

Antes del estallido de la crisis del coronavirus Covid-19, las estimaciones del Banco de España situaban el potencial de crecimiento de la economía española ligeramente por encima del 1% anual. Todavía es pronto para conocer la magnitud de los daños que la pandemia provocará sobre este crecimiento, ha recordado De Cos, pero indudablemente "el impacto será negativo". Así, si ya antes del estallido de la crisis era necesario abordar la causa de este "modesto crecimiento", ahora toca hacerlo con más urgencia, si cabe.

El principal factor de este bajo crecimiento estructural es la "productividad". Las ganancias de productividad, ha explicado el gobernador, representan el ingrediente fundamental para conseguir "un aumento sostenible del bienestar económico de un país". De hecho, cuanto mayores sean estas ganancias, mayores serán las posibilidades de incrementar los niveles salariales y la calidad de los empleos creados, así como los recursos para la financiación de las políticas públicas, ha recordado.

Para solucionar esta merma de la productividad, ha recomendado, sería necesario mejorar la cantidad y la calidad de la inversión pública y privada en capital humano y tecnológico, revisar el modelo educativo y favorecer el crecimiento y el dinamismo empresariales.

También habría que abordar la "dualidad del mercado de trabajo, una tasa de paro estructural muy alta y el elevado paro de larga duración", que en cada recesión económica desplaza fuera del mercado a amplios colectivos de trabajadores, en especial a los jóvenes y los que cuentan con menor experiencia. Con todo, aunque la "acusada temporalidad muestra sus efectos más perniciosos en épocas de crisis", también tiene efectos adversos en las fases expansivas.

Por todo ello, reducir la elevada dualidad es "un objetivo ineludible". Así, los mecanismos de protección del empleo deberían ser revisados bajo el prisma de compatibilizar la protección de los trabajadores con las necesidades de flexibilidad, pero, sobre todo, "con el objetivo de alcanzar un reparto más equitativo de la protección entre los trabajadores con diferentes modalidades contractuales".

Normas
Entra en El País para participar