Nueva oferta “fruto del trabajo colectivo”: 390.000 millones en subvenciones y 360.000 en créditos

La última propuesta del Consejo recupera la potencia de 750.000 millones y quita 110.000 millones en transferencias respecto al primer diseño

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la tarde del lunes.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la tarde del lunes.

Un posible pacto sobre la respuesta europea a la crisis del coronavirus comienza a abrirse camino al cuarto día de la cumbre de líderes comunitarios en torno a una nueva propuesta que supone rebajar las ayudas directas del nuevo fondo de recuperación en 110.000 millones respecto al diseño original de la Comisión. La última oferta del presidente del Consejo, Charles Michel, es "fruto del trabajo colectivo", ha afirmado el belga, y mantiene la potencia de fuego del fondo en 750.000 millones. Rebaja sin embargo las ayudas directas a los 390.000 millones y eleva los préstamos a los 360.000 millones de euros. "Sé que los últimos pasos son siempre los más difíciles, pero estoy convencido de que es posible llegar a un acuerdo", ha recalcado Michel.

El plenario a 27, previsto en principio para las 16 horas y retrasado varias horas para tantear a los socios y elaborar el Negobox, tendrá que abordar el peso final de transferencias y préstamos, la distribución interna del fondo y su montante final, y otros detalles respecto al control de las reformas, la vinculación con el Estado de derecho, la potencia final del presupuesto 2021-2027 o las rebajas compensatorias que reciben algunos socios en sus aportaciones.

El Consejo Europeo ha abierto la puerta a rebajar el peso de las subvenciones del fondo para dejarlas en 390.000 millones, frente al medio billón que representaban en el primer diseño de la Comisión. La cifra comienza a dibujar un camino intermedio entre los 500.000 inicialmente puestos sobre la mesa, los 400.000 aún defendidos por Alemania y Francia y los 350.000 que están dispuestos a que se concedan los austeros, los autodenominados países frugales (Países Bajos, Austria, Dinamarca, Suecia y ahora también Finlandia). España, Italia y Portugal, aunque parecen resignarse a que las transferencias se rebajen a los 400.000 millones, prefieren una cantidad superior, cercana a los 450.000 millones.

Control

Si las cantidades del fondo son consensuadas por los Veintisiete, los líderes también tendrán que cerrar los detalles relativos a la supervisión y control de las reformas que tendrán que idear las capitales para poder acceder a las ayudas. El sur no bloquea que exista un control del Consejo que a la vez sea ágil y flexible, pero rechaza que solo un país pueda tener capacidad de veto. Los halcones, por su parte, reclaman el mayor control posible, por lo que las negociaciones respecto a este punto también se prevén duras.

Para intentar acercar posturas este sábado, charles Michel planteó un mecanismo, llamado freno de emergencia, que permitía que cualquier país pudiese pedir, en el plazo de tres días, elevar sus dudas sobre las propuestas de los socios a una reunión a nivel de ministros de Finanzas e incluso a una cumbre de jefes de Gobierno. Falta por ver en qué queda este planteamiento.

Cheques

En la propuesta del Consejo del sábado, los halcones lograban mantener también los descuentos y cheques compensatorios que reciben en su aportación al presupuesto plurianual por ser contribuyentes netos, una ventaja que también tiene Alemania y que el Consejo quería eliminar tras el Brexit, antes de que estallase la pandemia de coronavirus. Países Bajos, Austria, Dinamarca, Suecia y Alemania se ahorrarían 46.000 millones de euros en total entre 2021-2027 que tendrían que reponer el resto de socios.

El Visegrado se hace fuerte en Europa

El bloque de Visegrado (Eslovaquia, Hungría, Polonia y la República Checa), normalmente relegado a un papel secundario en Europa, se ha hecho fuerte a lo largo de las negociaciones, amenazando incluso con retrasar o bloquear un posible acuerdo después de que el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, intentase vincular el desembolso de los fondos al cumplimiento del Estado de derecho. La separación de poderes y otros puntos en los que se fundamentan los valores de la UE, principalmente en Hungría y Polonia, han sido objeto de crítica por parte de varios socios, capitaneados por Países Bajos.

Los mecanismos propuestos por varias capitales para fortalecer el cumplimiento del Estado de derecho en toda la UE –y asociarlos con el desembolso de las partidas y las ayudas– habrían supuesto, aseguró el sábado el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, “varias semanas” de nuevas negociaciones que habrían retrasado el plan. Varias fuentes europeas explicaron que este movimiento por parte de La Haya podía obedecer también a un intento de retrasar el acuerdo y que no se culpase del bloqueo únicamente a los autodenominados frugales, repartiendo así las responsabilidades del enroque entre otros de los bloques políticos.

En la nueva propuesta que debatirán los líderes en la tarde de este lunes deberán estar recogidos también los posibles puntos de consenso respecto a esta problemática.

Últimas reacciones

Los Países Bajos, al frente de este grupo de estados, pero también Austria, han avanzado -según recoge Reuters- que la nueva propuesta supone un avance en las conversaciones del Consejo, que lleva reunido desde el viernes en una cumbre que arranca su cuarta sesión pese a haber estado ideada para durar solo dos días.

El Consejo se ha interrumpido hasta medio día para dar paso a nuevas propuestas y reuniones bilaterales. Una pausa aprovechada por el presidente, Charles Michel, para presentar una nueva propuesta que busca alcanzar el ansiado consenso entre los países del norte y el sur.

Michel ha conminado a todos los socios a hacer esfuerzos para lograr una “misión imposible”, alcanzar un pacto que ponga freno a las consecuencias económicas de una pandemia que ha dejado ya más de 600.000 muertos, ha recordado. Su última proposición parece comenzar a abrir la senda del pacto.

"Todavía no estamos allí, las cosas aún pueden desmoronarse. Pero parece un poco más esperanzado que en los momentos en que pensé anoche que todo había terminado ", ha declarado el primer ministro holandés, Mark Rutte, que se ha convertido en la voz cantante de los frugales.

El tamaño del Presupuesto plurianual 2021-2027, y por tanto de las aportaciones que realizará cada país al mismo, así como, especialmente, el diseño del fondo de recuperación enmarcado en estas cuentas y la condicionalidad de las ayudas que se concedan son los grandes escollos para el acuerdo.

"No rechazamos la condicionalidad", ha declarado la ministra de Exteriores española Arancha González Laya en Cadena SER radio. "Necesitamos una base que dé confianza a nosotros y nuestros socios", añadió.

Francia, por su parte, ha defendido que el “acuerdo es una necesidad” y ha cargado contra los “bloqueos estériles” de Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Austria y Finlandia. El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, uno de los más duros del bloque del sur, se ha mostrado este lunes "cautelosamente optimista" sobre las posibilidades de que los líderes de la UE logren un acuerdo en las próximas horas, tras percibir un "giro" en las conversaciones durante la última madrugada.

“El acuerdo de los líderes debe ser ambicioso en términos de tamaño y composición del paquete, incluso si lleva un poco más de tiempo”, ha aseverado por su parte la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

Merkel y Von der Leyen son optimistas

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se ha mostrado este lunes optimista ante las posibilidades de que los jefes de Estado y de Gobierno superen en esta cuarta jornada de negociación sus diferencias sobre el fondo de recuperación post-Covid y puedan lograr un acuerdo. "Las cosas avanzan en la buena dirección", ha declarado, según recoge Europa Press.

A su vez, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, han asegurado este lunes que existen "esperanzas" sobre la posibilidad de que los líderes de la UE alcancen este lunes un acuerdo sobre el fondo europeo de recuperación, aunque los dos han asegurado que no será fácil pese a los "avances" conseguidos en las últimas horas.

Normas
Entra en El País para participar