Barclays calcula que el fallo europeo costará a la banca entre 700 y 1.000 millones

Entre 475 y 700 millones repercutirían en los seis grandes bancos, con el Santander (75 a 115 millones) y BBVA (100 a 145 millones) como grandes perjudicados

Un edificio de oficinas de Barclays en el distrito financiero londinense de Canary Wharf.
Un edificio de oficinas de Barclays en el distrito financiero londinense de Canary Wharf. Reuters

Barclays calcula que el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre los gastos hipotecarios le costará a la banca española entre 700 y 1.000 millones de euros, de los que entre 475 y 700 millones corresponderían a los seis grandes bancos.

El impacto para el Santander sería de entre 75 y 115 millones; en BBVA, de entre 100 y 145 millones; en CaixaBank, entre 105 y 155 millones; en Bankia, entre 90 y 130 millones; en Sabadell, entre 70 y 100 millones; y en Bankinter, entre 40 y 55 millones, según un informe de Barclays publicado este lunes.

El TJUE decidió el pasado jueves que las cantidades pagadas en concepto de gastos de hipoteca a raíz de una cláusula declarada abusiva deben ser devueltas al consumidor, salvo que el derecho nacional disponga lo contrario.

De este modo, si se declara nula una cláusula abusiva que impone al cliente el pago de todos los gastos de constitución y cancelación de una hipoteca, el Derecho comunitario se opone a que el juez nacional niegue al consumidor la devolución de las cantidades abonadas en virtud de esa cláusula.

Los analistas de Barclays calculan este lunes el impacto que podría tener este fallo para la banca española teniendo en cuenta los préstamos firmados entre 2014 y junio de 2019, cuando entró en vigor la nueva ley hipotecaria que recoge que todos los gastos los paga el banco.

Así estiman que la decisión del TJUE podría costar a los bancos españoles entre 700 y 1.000 millones de euros, alrededor de 475-700 millones de euros para los bancos que Barclays analiza: Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter.

Además, sus cálculos se basan en que el 100 % de las operaciones tienen una hipoteca por el 80% el valor de tasación del inmueble, en una probabilidad de que la mitad de los clientes reclamen, a la mitad se les dé la razón y además el coste se distribuya en 5 años.

Con todos esos supuestos, aventura que el impacto para los seis grandes bancos estaría entre 96 y 140 millones de euros anuales en el peor de los casos a partir de 2022, cantidad que multiplicaría por un máximo de cinco años.

El impacto anual en el Santander estaría entre 15 y 23 millones, mientras que en BBVA sería de entre 20 y 29 millones; en CaixaBank, entre 21 y 31 millones; en Bankia, entre 18 y 26 millones anuales; en Sabadell entre 14 y 20 millones; y en Bankinter entre 8 y 11 millones.

Normas
Entra en El País para participar